Recursos Bíblicos

El Combate de la Fe – Morris Venden

Si combatiéses el combate de la fe con toda vuestra fuerza de voluntad, no restaría fuerza de voluntad para cualquier otra cosa! Si es verdad que “todo el fracaso por parte de los hijos de Dios es devido a su falta de fe” (PP:705), donde debemos aplicar entonces nuestro esfuerzo y atención ? Por extraño que parezca, no lo es también en la propia fe, y si, en el objeto de la fe y en la fuente de la fe, que es Jesús! Es por eso que es tán importante tomar tiempo, día a día, para conocer a Jesús.

Sin pasar tiempo en comunicación, en comunión, no habrá fe ni confianza. La mejor definición de fe es confianza en Dios (Obreros Evangélicos:259). No existe eso de establecer una relación de confianza sin pasar tiempo juntos. Nadie conoce a otra persona sin haber tenido tiempo para comunicarse con ella.

Si Jesus necesitaba de esa comunicación con Su Padre a fin de llevar una vida de fe, cuán mayor necesidad no tenemos nosotros ? La fe genuina proviene solo de la comunión con Dios, del estudio de Su Palabra y de la oración. “La fe es por el oir, y el oir la Palabra de Dios” (Rom. 10:17). Sin persistente comunión con Dios, no creceremos en la gracia. Para la victoria, el poder y la obediencia, la comunión con Dios constituye una absoluta necesidad.

Yo pensaba que la manera de ser cristiano era esforzarse bastante para llevar una vida buena. Entonces, si hubiese algun tiempo disponible, tendría que leer la Bíblia y orar un poco. Pero, para tener una vida cristiana progresiva, vibrante y saludable, precisamos dedicar tiempo a la comunión con Cristo. Es asi de simple! Es en esto que debemos aplicar nuestro esfuerzo. No constituye una opción en la vida cristiana, sino que la base vital.

Recomendado para ti:  Nueva Iglesia Adventista abierta en Irak

“Muchos asisten a servicios religiosos, y son refrigerados y confortados por la Palabra de Dios; pero, debido a la negligencia de la meditación, vigilancia y oraciones, pierden la bendición, sintiéndose más vacíos que antes de recibirla” (DTG:72).

Comparte tu opinión

Deja un comentario