Recursos Bíblicos

Las Razones para ser Ateo

Hace poco me he puesto a analizar y tratar de encontrar respuestas del porqué hay personas que niegan de la existencia del Dios de la biblia.

Yo siempre le pregunto al ateo que si se ha leído la biblia entera para recién rechazar por completo al Dios de la biblia y, aunque no soy tajante en esa cuestión, los respeto en los motivos y razones que tienen. En realidad son cantidades de excusas, pretextos y razones en la cual ellos están en todo su derecho de negar la existencia de Dios.

Razones del ateo:

  • 1.- Dios no es el único ser viviente que tenga la completa supremacía del universo, puesto a que existen millares de dioses en el cual, no sólo los cristianos pueden tener la razón de adorar al Dios verdadero, pues otras personas y religiones tienen sus propios dioses (politeísmo) y nadie le garantiza que el Dios de la biblia sea el único y el verdadero.
  • 2.- Nadie ha probado la existencia de Dios en base a la ciencia.
  • 3.- Los europeos que vinieron a colonizar América vinieron a saquear, violar, traer enfermedades y, para completar trajeron la creencia de ese Dios.
  • 4.- En los países que no tienen como fundamento a Dios o a la religión, son súper desarrollados, son más intelectuales y viven en completa paz y armonía. La religión es una enfermedad el cual hace que no haya unidad en las personas y esto genere conflictos. Hay que optar por educación y no por religión.
  • 5.- No quiero estar esclavizado en una ley que se rige por los 10 mandamientos. No soy una mala persona, simplemente soy una persona que razona y con hacer el bien a los demás es lo importante, para que a mí también me hagan el bien. Las consecuencias acarreadas son por mis malos actos y malas decisiones, pues seré responsable de ellas.
  • 6.- Si Dios es bueno, ¿por qué existe tanta violencia y maldad en el mundo? Si Dios es bueno, ¿por qué muchos niños y muchas personas están muriendo de hambre en sitios pobres como en África y barrios alejados? Cuando una niña o un niño está siendo violada(o), ¿dónde está Dios?

Estas son sólo seis razones, aunque existen decenas de ellas.

Todas estas razones se originan por una principal razón, y es que la persona que se denomina atea es porque simplemente se ha decepcionado de Dios.

El ser humano nació para ser completamente dependiente, desde ya el hecho de nacer, necesita de la mamá para ser criado. El ser humano siempre necesitará de un ser superior para que pueda suplir sus necesidades y en alguien en quien pueda confiar sus cosas, es imposible vivir completamente solo, ya sea con una compañía humana o espiritual.

Yo, he llegado a la conclusión de que una persona se denomina atea porque se ha decepcionado de Dios.

Estaba leyendo yo el libro “Esperanza Viva” del Pastor Ivan Saraiva, (que por cierto lo recomiendo), y él en una de sus experiencias cuenta lo siguiente:

Un ejemplo es una adolescente que conocí tiempo atrás. Ella cursaba el segundo año de la enseñanza media; era mi alumna. Más o menos por la mitad del año, públicamente se declaró atea. En la primera oportunidad que se me presentó me aproximé a ella, y combinamos un horario para conversar sobre la cuestión. En el lugar y el horario que habíamos marcado, estábamos listos para el choque de ideas. Sin embargo, no fue eso lo que sucedió; allí, solamente hablé yo. Usé la lógica, la filosofía, las matemáticas, la ciencia y, por fin, la Biblia; pero nada de eso producía algún efecto. Ella solo quedaba cabizbaja, moviendo la cabeza en negación. Cuando yo ya estaba prácticamente sin argumentos y desistiendo del hipotético debate, ella cedió.

Comenzó a llorar. Con mucha dificultad, contó lo que le estaba pasando. “Profesor”, me dijo, “yo siempre creí en Dios. Siempre amé a Jesús… y creía que él me amaba. Mi mamá siempre oraba conmigo y pedía la protección de Dios para mí. Siempre confié en las oraciones de mi mamá y en que Dios podía todas las cosas.
“Solo que un día, todo cambió”, ella misma se interrumpió. “Cuando estaba en el octavo año de la enseñanza primaria, una amiga y yo fuimos abordadas por dos hombres cuando íbamos al colegio. Ellos nos llevaron a una construcción abandonada. Allí, más que nunca esperé por Jesús; clamé por ayuda, en oración. Profesor, él vio mi desesperación… pero no hizo nada.

Mi amiga, de trece años, y yo fuimos brutalmente violadas. Prefiero creer que Dios no existe, antes que imaginar que sí existe pero que no hizo nada”. Puedes imaginar mi dolor al escuchar toda aquella historia; pero no imaginas el dolor que vi en los ojos de aquella muchacha. En aquel momento, respiré hondo, sin tener nada para hacer o decir, a no ser bajar mi cabeza y llorar con ella.

En medio de las lágrimas y el silencio, yo la miré y le dije: “Mi niña, perdona a Dios. No es que él se haya equivocado. Pero, perdónalo hasta que él regrese, te abrace y te explique lo que ahora es inexplicable. En este mundo ningún ser humano podrá darte las respuestas que tú necesitas, pero un día… un día, entenderás lo que hoy parece imposible comprender”.

La verdad es que no todo encaja en la teología humanizada que creamos. Pero nuestra conciencia continúa apelando a nuestro corazón, diciéndole:

¡Confía! ¡La esperanza siempre vencerá! Dios está a nuestro lado, incluso en medio de nuestro dolor y sufrimiento. Él prometió estar con nosotros incluso en el valle de la sombra de la muerte. Es verdad que Dios no impide que cosas malas sucedan a personas buenas; pero también es verdad que él no nos abandona en nuestro dolor.

Mi deseo para ti es que te acerques más y más a la ESPERANZA VIVA que es Jesús; y que no lo saques de tu vida. Él es el único que te comprende; que sabe todo lo que has vivido; que acompañó cada lágrima que derramaste.
Él entiende tu dolor y te ama incondicionalmente.

Aquella alumna pasó la segunda mitad de aquel año un poco avergonzada, manifestando gratitud en su tono de voz. Terminado el año, nunca más la vi. De todos modos, tengo la plena seguridad de que Dios está al lado de ella más que nunca, y que un día ¡él explicará a aquella joven lo que ahora parece inexplicable! Dios no nos creó ni murió en la cruz por nosotros simplemente para esconderse luego. El hecho de que no tengamos todas las respuestas no significa que él no sea nuestro Creador; mucho menos, que no se interese por nosotros. Él nos ama, y muy pronto vendrá a este mundo para buscarnos. ¡Entonces seremos plenamente felices! Tenemos razones suficientes para tener fe. –Esperanza Viva, pág. 32-33

La fe no es una cuestión exclusiva del cristiano, pues el ateo también posee fe, porque el ateo tiene fe de que Dios no existe. Ninguna de las dos posiciones han sido comprobadas, de que Dios existe o no existe, porque en las dos posiciones vivimos por fe.

Recomendado para ti:  No al Halloween: Porque los muertos nada saben

Estas personas han llegado a creer en Dios alguna vez en su vida, pero lamentablemente han llegado a decepcionarse en Dios que decidieron no creer, y forzar a su mente a creer que Dios no existe. Lo que están haciendo es decirse ellos mismos una mentira, en negar a alguien que alguna vez ya creyeron. Hay una frase que dice: “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad” (Joseph Goebbels).

Estamos en un conflicto cósmico espiritual, y el dueño de este mundo y enemigo de Dios está causando terribles daños a sus criaturas. Nosotros los cristianos tenemos esa bendita esperanza de que el mal muy pronto acabará, y que el único quien puede llegar a terminar con este mal es el mismo Jesucristo, nuestro salvador. Dudo mucho que un ateo tenga esa esperanza, y si la tiene jamás sucederá de que el simple humano acabe con la maldad del planeta, pues han pasado ya 6000 años(bíblicamente) y el humano ni siquiera ha podido contrarrestarla.

Queridos hermanos, amigos, familiares, si alguna vez se han decepcionado de Dios, perdonen a Dios –mismas respuesta del Pr. Saraiva a la adolescente– no es que Dios se haya equivocado. Pero, perdónalo hasta que él regrese, te abrace y te explique lo que ahora es inexplicable. ¡Confía! ¡La esperanza siempre vencerá!

Por: Richard Vargas

Comparte tu opinión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: