La Biblia no prohíbe la transfusión de Sangre

Aunque las inyecciones de sangre animal en seres humanos ya se habían aplicado en el siglo 17, la primera transfusión de sangre humana en seres humanos fue realizada en 1818 por el médico inglés James Blundell. Tales experimentos fueron, sin embargo, de poco éxito hasta el descubrimiento de los grupos sanguíneos, en 1900, por el inmunólogo austriaco Karl Landsteiner. Como estas experiencias comenzaron muchos siglos después del período bíblico, es obvio que las Escrituras no trata explícitamente del asunto.

El uso de sangre como alimento está prohibido tanto en el Antiguo Testamento (Génesis 9: 4; Lev 03:17; 07:27; 17: 10-14; 19:26) como en el Nuevo Testamento (Hechos 15:20, 29, 21 : 25). Las investigaciones científicas han confirmado que el consumo oral de sangre no es conveniente por el hecho de que es indigesto, de fácil descomposición y un vehículo no apenas de nutrientes, sino también de impurezas perjudiciales al aparato digestivo.

Pero es interesante notar que la sangre de animales era vertida durante el Antiguo Testamento como un símbolo de la sangre de Cristo a ser derramado sobre el Calvario por la salvación de la raza humana (ver Hb 9: 11-28, I Jn. 1: 7).

Dado que sólo el uso de sangre como alimento está prohibido en las Escrituras, y que la sangre fue derramada vicariamente por la salvación espíritual de los pecadores, ¿por qué no podríamos hacer transfusiones de sangre para la salvación física de las personas?

Puesto que ninguna prohibición se encuentra en la Escritura sobre la transfusión de sangre, creemos que esto puede y debe darse siempre con el objetivo de salvar vidas. La negativa de entregarla a alguien que necesite es una transgresión directa tanto (1) al principio de preservación de la vida, enunciado por el mandamiento “No matarás” (Ex 20:13), como (2) del amor cristiano expresado en la declaración de Cristo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” (Jn 15:13).

Fuente de la información: Centrowhite.org.br

La Biblia no prohíbe la transfusión de Sangre
Califica este post

Comenta con Facebook

Loading Facebook Comments ...

Pin It on Pinterest