Recursos Bíblicos

¿A qué vamos a la iglesia? No es para entretenernos o ver un espectáculo

Para Henry H. Halley, ministro y autor evangélico en la primera mitad del siglo XX, la mayor debilidad del protestantismo es la ausencia de miembros en las reuniones de la iglesia. Esto, sin embargo, se ve agravado por la actitud de muchos de los que todavía asisten a los servicios, enojados y negativos.

¿Por qué tanta renuencia hacia la iglesia?

La lista de razones puede ser larga, todas iniciadas con un “si”: “si el coro cantara mejor”; “Si el pianista tocara más fuerte”; “Si la música fuera más animada”; “Si volviéramos a cantar los viejos himnos”; “Si el predicador hablase solo 20 minutos”; “Si los bancos estuvieran más cómodos”; “Si el servicio de sonido fuera mejor”; “Si tuviéramos aire acondicionado”, etc. ¿Puedes identificarte con esas excusas? El problema no está en la iglesia, sino en la comprensión de ella.

La iglesia no es un lugar al que vamos para entretenernos. No es un lugar donde el público se sienta con los brazos cruzados para ver un espectáculo. La iglesia no presenta un espectáculo a los sentidos, en el que algunos “actores” deben esforzarse por complacer a las personas de mal humor. La iglesia no es un lugar donde las personas con el ceño fruncido le dicen al predicador que no están disfrutando de su desempeño. La iglesia no es un parque de diversiones para distraer a la gente enojada.

La iglesia es ante todo un lugar de culto.

Jesús dijo: “Mi casa será casa de oración” (Lucas 19:46). La iglesia, note bien, no es un lugar donde vas a conseguir cualquier cosa. En vez de eso, ofrecerás tu alabanza y tu adoración, ofrecerás tu vida a Dios y a los demás en un servicio alegre y voluntario. Algunos preguntan: “¿Qué tiene que ofrecerme la iglesia?” Si tal pregunta no se formula con palabras, se manifiesta nuestra actitud consumista, camuflada con el cristianismo.

Acostumbrados a sentarnos pasivamente frente al televisor, vemos la iglesia con el mismo espíritu. Pero si estamos buscando un espectáculo, la iglesia no puede competir con Hollywood, que, además de confiar en la tecnología, los recursos y los estímulos para anestesiar los sentidos, manipula la naturaleza caída que se alimenta de lo que se ofrece. El mensaje de la iglesia es precisamente contrario a nuestra naturaleza básica, que necesita ser redimida y transformada. Me gustaría hacer algunas sugerencias que podrían hacer que su iglesia vaya a adorar más significativa:

1. Comience orando la noche antes de ir a la iglesia.

Ore para que Dios le hable personalmente a través de los sermones, la música, estudio de las Escrituras o cualquier otro aspecto de la adoración. Oremos para que el predicador sea libre en el Espíritu. Libre del miedo, de la inseguridad humana, de las distracciones. Oremos para que la Palabra de Dios lo alcance con poder, de manera clara, oportuna, efectiva y redentora. Ore por la conversión de alguien.

2. Vaya a la iglesia para tener un encuentro con Dios.

¿Notaste cuántos elementos en la lista de “si” estaban relacionados con Dios? Exactamente Ninguno de ellos. Esto es porque permitimos que la adoración se centre en nosotros. El culto se ha convertido en lo que queremos, centrado en lo que nos satisface. La verdadera adoración está relacionada con Dios. Vaya a la iglesia con gozo, alegría (Salmo 100: 2, 4), reverencia y gratitud. Hay personas que realmente van a la iglesia para adorar, no para distraerse o para estar en los pasillos, en el vestíbulo, en los escalones o en las habitaciones de los departamentos. Otras personas van a la iglesia, pero nunca llegan a ella.

3. Antes de ir a la iglesia, enumera al menos diez cosas por las que alabas a Dios.

Lleva la lista contigo. Cuando llegue el momento de la oración, medita en estos dones divinos. Reconozca que Dios es bueno, que “todo lo bueno y perfecto que se nos da, viene de arriba, de Dios, que creó los astros del cielo. Dios es siempre el mismo: en él no hay variaciones ni oscurecimientos.” (Santiago 1:17). La alabanza invita a la presencia de Dios. Lee 2 Crónicas 5: 11-14. Imagina el espectáculo, como se describe en este texto. La alabanza invita a la presencia de la gloria de Dios. Cambie el enfoque de los problemas o situaciones de la vida hacia Aquel que resuelve los problemas y cambia las situaciones adversas.

4. Lleva papel y lápiz a la iglesia.

Tomar notas No se limite a sentarse, esperando recibir comida en la boca. Lleva tu Biblia. Busca los pasajes. Escribe los principales puntos e ideas del sermón. Esto te ayudará a mantenerte conectado. Resuma el sermón para enviarlo a alguien que no haya ido a la iglesia. Esto aumentará su capacidad para escuchar a Dios hablarle y bendecir a otros.

5. Elija los bancos en la primera mitad de la iglesia.

¿Por qué muchos compiten por los últimos bancos? Al ir al teatro, al campo de deportes o a cualquier espectáculo, las personas intentan sentarse lo más cerca posible del escenario. Las primeras sillas cuestan más. Los más interesados ​​quieren estar cerca de la acción. En la iglesia, muchas personas actúan al revés. Excepciones observadas, como los padres con niños pequeños y personas enfermas, los últimos lugares pueden significar desinterés o falta de compromiso. Como profesor, rara vez he visto buenos estudiantes en los últimos bancos. Si te sientas atras, puedes distraer tu atención. Ve al frente, donde lo que resta atención es mínimo. Allí puedes ver mejor, escuchar mejor y recibir la bendición que el Señor tiene para ti.

6. Piense en ser una bendición para los demás, en lugar de simplemente buscar una bendición para usted.

Pídale a Dios que lo despierte a alguien que necesita una sonrisa, un abrazo, una palabra de aliento, una oración. No se contente con salir de la iglesia hasta que haya hecho la ida de alguien a la iglesia mas significativa. Esto es precisamente lo que da sentido a la iglesia. La iglesia no es un alfombra, un sistema de sonido perfecto, computadora, presentación multimedia. La iglesia tiene que ver con personas que están preocupadas por el servicio y la bendición. No esperes a los demás. ¡Toma la iniciativa!

7. Finalmente, cuando vayas a la iglesia, adopta una actitud de perdón y aceptación.

Busque, por la gracia divina, desintoxicarse del odio, la hostilidad, el rechazo y la amargura contra otros hermanos y hermanas. Recuerda, nuestro enemigo no es un ser humano. Por menos que gustemos de algunas personas, ellas también son víctimas de ello. Según Jesús, “»Así que, si al llevar tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí mismo delante del altar y ve primero a ponerte en paz con tu hermano. Entonces podrás volver al altar y presentar tu ofrenda.”(Mateo 5:23, 24). ¿Eso es dificil? Sin duda. Ojalá Él no hubiera dicho eso. Pero El lo dijo, y no puedo cambiar su orden.

Por Amin A. Rodor (Meditações Diárias: Encontros com Deus, pp. 207-209)

Únete a nuestro grupo de WhatsApp: Grupo 1 Grupo 2 Grupo 3

Deja tu comentario