Recursos Bíblicos

10 excusas clásicas para desobedecer el cuarto mandamiento

El mandamiento del sábado es el “más pasado por alto” en la sociedad moderna. Y las excusas con las que tratamos de justificar tal negligencia son varias, pero enumeramos 10 de las más “clásicas”.

10 excusas clásicas

1. — La ley ha sido completamente abolida, dejándonos ahora solo con los mandamientos de amar a Dios y al prójimo; ya no es el antiguo código de leyes veterotestamentario, sino reglas dispersas aquí y allá en el Nuevo Testamento; sin codificación legal basada en “hacer esto” o “no hacer eso”.

¿Son los principios del amor a Dios y al prójimo solo del Nuevo Testamento? ¿Qué tal mirar Levítico 19:18 y Deuteronomio 6: 5? Jesús mismo declaró: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15). En el Nuevo Testamento, también, tenemos una serie de reglas de “haz esto” y “no hagas eso”. 

Los autores del Nuevo Testamento no dicen simplemente: “He aquí a Cristo, y eso es todo lo que necesitas hacer. No te preocupes por las reglas, de hacer esto o de no hacer eso”

Contemplar a Cristo debería motivar al creyente y tratar de saber cómo servir mejor a Jesús y al revisar las instrucciones específicas que se encuentran en las páginas del Nuevo Testamento sobre qué hacer y qué no hacer, vemos aquí algunos ejemplos tomados al azar: “compartiendo para las necesidades de los santos (Rom 12:13)”; “practicando la hospitalidad (Rom 12:13)”; “No seáis sabios en vuestra propia opinión (Rom 12:16)”; “presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios (Rom 12:1)”; “Limpiaos, pues, de la vieja levadura (1 Cor 5:7)”; “No te asocies con los impuros (1 Cor 5:11)”; “Huid de la fornicación (1 Cor 6:18)”; “Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio (1 Cor 11:34)”; “Y si no hay intérprete, calle en la iglesia (1 Cor 14:28)”; “Velad debidamente, y no pequéis”; “Orad sin cesar”.

2. — Debemos ser santos para el Señor todos los días, no solo en el día sábado.

El concepto de santidad diaria NO EXCLUYE la necesidad de mantener el día sábado de descanso. Una vez que Cristo dijo que el sábado se estableció “por causa del hombre” (Marcos 2:27), esto se aplica a todos los pueblos, en todas las edades.

El deber de ser santo al Señor NO ES NADA nuevo, como algunos imaginan. Acabo de leer la orden divina en Exo. 19: 6— “Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.”. Y en Deut. 5:32, 33 se ordena al pueblo de Israel: “Mirad, pues, que hagáis como Jehová vuestro Dios os ha mandado; no os apartéis a diestra ni a siniestra. Andad en todo el camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer.”. 

Este principio de SIEMPRE ser santo para el Señor se reitera, no se “inaugura”: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” (Mateo 5:48). Simple de entender, no tan fácil de practicar, ¿no?

3. — Guardar el sábado “judío” sería colocarse “bajo la ley”, pero ahora estamos “bajo la gracia”.

¿Por qué solo atribuyen al mandamiento del sábado el término “judío”, cuando los otros nueve también pertenecen al mismo código? El “no matarás”, “no robarás”, “honrarás a tu padre y a tu madre”, “no dirás el nombre del Señor tu Dios en vano” ¿no serían también mandamientos “judíos”? Por otro lado, estar “bajo la ley”, tanto en Rom. 6:14 como Gálatas 5: 16-21 significa vivir en la práctica del pecado, y no en obediencia a esa ley. 

4. — El sábado es un mandamiento “ceremonial”, no moral, ya que la Biblia no dice que Adán lo guardó; tampoco hay división en la ley en moral, ceremonial, civil, etc., siendo tal división una “invención irracional de los sabatistas”.

¿Era Adán un hombre o un animal? Cuando Jesús declaró que “el sábado fue hecho por causa del hombre” (Marcos 2:27). Si Adán era un hombre, entonces el mandamiento del sábado también se estableció para él, lo cual está claramente indicado en Gen. 2: 2, 3 y Exo. 20: 8-11. En el relato de la creación se dice que Dios hizo tres cosas en relación con el séptimo día: descansó, bendijo y santificó. “Santificar” significa separarse para uso sagrado. 

La división de las leyes en “moral”, “ceremonial”, “civil”, “higiénica” fue reconocida durante mucho tiempo por los autores de la mayor Confesión de Fe en el cristianismo protestante de la máxima autoridad, un hecho también reconocido por los estudiantes y autores bíblicos de las más diferentes Iglesias cristianas a lo largo de la historia. Más antes de todos ellos, el apóstol Pablo ya establece esto en 1 Co. 7:19, hablando de mandamientos que eran válidos, pero ahora ya no importan, y mandamientos que deben ser obedecidos: “La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios”.

5. — Quien insiste en guardar el sábado es porque no ha sido “liberado” por el mensaje del evangelio, sino que prefiere permanecer en la “esclavitud de la ley”; Los sabatistas ciertamente no saben nada acerca de la salvación por gracia y la justificación por fe, pobres…

Cualquiera que haga este tipo de declaración desconoce el pensamiento oficial de las iglesias cristianas que observan el sábado. Todos ellos presentan la salvación completamente por la gracia de Cristo, aparte de las obras de la ley. La cuestión de la obediencia a los mandamientos cae en el campo de la santificación, no de la justificación. Además, el mismo Pablo aclara que la fe confirma la ley, no la anula (Rom. 3:31). Él habla del uso legal de la ley (1 Tim. 1: 8) que ciertamente representa su obediencia basada en el amor a Dios y al prójimo. Santiago declara que “la fe, si no tiene obras, está muerta por sí misma” (Santiago 2:17) y el famoso y muy citado pasaje de Efesios. 2: 8, 9— “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”

6to. — Nueve mandamientos son repetidos en el Nuevo Testamento, excepto el sábado.

El Nuevo Testamento no tiene como objetivo repetir los viejos mandamientos para revalidarlos. Jesús indicó que no vino a abolir la ley, sino a guardarla e insistió en que la obediencia a los mandamientos sea lo más perfecta posible, superior a la justicia de los fariseos y saduceos (Mateo 5:19, 20).

No hay una transcripción literal con las mismas palabras de los mandamientos, sólo referencias indirectas a ellos. De hecho, ni siquiera hay una prohibición contra la práctica condenada por la ley de consultar a los muertos (ver Éxodo 22:18; Deuteronomio 18: 10-14 e Isaías 8:19, 20). ¿Serían, entonces, permitidos desde los tiempos del Nuevo Testamento?

7. — No hay obligación de observar ningún día porque el sábado era solo una “sombra” del descanso espiritual provisto por Cristo.

Si el Sábado tuviera que ser abolido porque era solo un símbolo, ¿que simboliza realmente? La respuesta más común de los semi-antinomistas es que sería un símbolo del descanso que el pecador encuentra en Cristo, con Hebreos 4 como base de dicho razonamiento. Esto, sin embargo, no está justificado porque en Hebreos 11 encontramos a los muchos héroes de la fe que encontraron este descanso en Cristo y que por esa razón no se eximieron de observar el sábado.

David fue uno de esos héroes de la fe que encontró este descanso espiritual en Cristo. Y declara: “El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.” (Salmo 40: 8). ¿Alguien negará que en esta ley que él tenía en su corazón, expulsa la observancia del sábado? Claro que no. Por lo tanto, el argumento principal de que el sábado es simplemente un símbolo de ese descanso en Cristo para el perdón de los pecados no tiene ningún sentido.

8. — Jesús no respetó el mandamiento del sábado, sino que lo transgredió sistemáticamente al demostrar que pronto sería abolido; Dijo que era “Señor del sábado” para demostrar que llegó a poner fin a este terrible yugo…

Encontramos a Cristo, en el ejercicio pleno de su ministerio, confrontando a fariseos y saduceos con respecto a la observancia del sábado. ¡Es allí donde muchas personas se confunden y no se dan cuenta del significado más amplio y profundo de estos debates y ponen a Jesús criticando a quienes obedecen un mandamiento de la ley establecida por Él mismo como Creador del mundo (Heb. 1: 2)! Sin embargo, ante las acusaciones hechas contra él por fariseos y saduceos (y algunos cristianos contemporáneos), Cristo se defiende al declarar que solo hizo lo que era “lícito” en el día de reposo (Mateo 12:12). También enfatiza que Él es “el Señor del sábado” (Mateo 12: 8.

9. — Pablo enseñó que el sábado fue abolido en la cruz; ahora vale: o cualquier día, o ningundía para el cristiano, a la luz de Col. 2:16 Romanos 14: 5 y 6 y Gálatas 4: 9 y 10.

¿Hay algún registro en las Escrituras o en la historia de alguna comunidad cristiana primitiva que tuviera esa regla de conducta: observar el día que mejor se adapta a la persona, o ningún día? Los textos a los que se hace referencia en Romanos se refieren a días de fiestas nacionales o días de ayuno de los judíos, que Pablo dejó a discreción de los creyentes de origen judío para mantenerlos o no, ya que era parte de la cultura judía, verdaderas “fiestas nacionales” para Judíos que algunos todavía consideraban importantes (pero no todos).

En Gálatas se refiere a los días festivos en el calendario pagano, a los que algunos cristianos de origen gentil todavía se aferraban, y durante estos días Pablo no dejo de prohibir su observancia.

En Colos 2:16, 17 Pablo trata, no con la observancia, sino con el juicio por la observancia. De hecho, la palabra “ley” no aparece en todo el capítulo. Discute las actitudes de los herejes colosenses sobre los cuales no hay mucha información, y se propusieron establecer reglas estrictas para la comunidad cristiana, condenando el tipo de observancias que mantenían. Muchos estudiosos interpretan que estos textos se refieren a los sábados ceremoniales, no semanales.

10. — No hay manera de observar el sábado universalmente porque los esquimales, por ejemplo, no tienen puesta de sol para orientarse para marcar el comienzo y el final de los días.

Si existen estas “dificultades técnicas” para observar el sábado en todo el mundo, ¿no está implícito que Dios, después de todo, no es un legislador competente porque no creó una “ley perfecta”? De hecho, Dios le dio a Israel la orden de ser sus “testigos” (Isaías 43:10) y colocó a la nación en la encrucijada del mundo para transmitir a los habitantes de toda la tierra el conocimiento del Dios verdadero, su ley y su plan de salvación (Isaías 60: 1-4; cf. Hechos 13:47).

Hechos 17:26: “Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación;”. De este pasaje, a la luz del texto de Génesis 1: 14-19, queda claro que el hombre debe vivir sobre la faz de la tierra, dentro de los “límites de su habitación”, con el sol, la luna para gobernar su vida de acuerdo con lo que es un “día” o una “noche”. Entonces, aquellos que van a vivir en regiones que no se gobiernan regularmente de esa manera, como en el caso de una colonia submarina que se creó y la gente comenzó a vivir allí (huyendo de los límites diseñados por Dios), o si van a vivir en otro planeta o estación orbital, por supuesto habrá excepciones a esta regla divinamente establecida. Sin embargo, tales circunstancias NO están determinadas por Dios sino por el hombre.

Sin embargo, creemos que en Su misericordia, aquellos que vienen a vivir bajo tales circunstancias no serán excluidos de la atención divina. 

Por el Prof. Azenilto Brito

Recursos relacionados:

Deja tu comentario