Recursos Bíblicos

10 sugerencias clave para enriquecer una predicación

1. Dirija la atención hacia Dios. 

La predicación es un arte y, como todo buen arte, su enfoque no debe estar en la técnica o el artista. Por lo tanto, el aparato de recursos utilizado para construir el sermón debe permanecer oculto, así como el conocimiento del predicador no debe ser lo más destacado. El enfoque es la teología, no la habilidad; el mensaje, no el mensajero; Cristo, no el ser humano. La predicación es eficaz porque proviene de Dios, no porque el orador tenga carisma. 

2. Fundamente la predicación en la Biblia.

Este fue el consejo del apóstol Pablo a Timoteo: que prediques la Palabra (2 Tim. 4: 2). Dios habla, y el predicador transmite las palabras divinas, viviendo de todo lo que procede de la boca del Señor (Dt 8: 3). Las Escrituras tienen poder para la salvación, lo que no ocurre con las noticias de los periódicos y las historias dulces. El sermón no es una sesión de comedia, entretenimiento o terapia. 

La Biblia es el libro del Dios viviente y contiene palabras de vida. Tiene el poder de regenerar y transformar. Para predicar correctamente, uno debe tener una visión de la teología en todo el libro en el que se encuentra el pasaje del sermón. No basta con leer la Palabra superficialmente; es necesario conocerlo profundamente. Predicar el mensaje correcto, en el tono correcto, con el efecto correcto, es la bendición correcta. En la Biblia, la preocupación no es principalmente la retórica, sino la verdad.

3. Adopte la predicación cristocéntrica. 

Hay muchos pasajes que indican que Jesús fue el centro de la proclamación de los apóstoles y otros líderes, entre otras cosas porque querían convencer al mundo de que Él era el Mesías (Hch 5:42; 8:35; 11:20; 17:18; Rom 16 : 25; 1 Cor 1:23; 2: 2; 2 Cor 1:19; 4: 5; Gál 1:16; Fil 1:15). 

En el Nuevo Testamento, el nombre “Cristo” se menciona unas 530 veces y “Jesús” unas 917 veces. De los 260 capítulos de esta parte de la Biblia, Cristo aparece en 251 (96,5%). Jesús también es el centro del Antiguo Testamento, la Biblia usada por el Salvador y los discípulos (Lucas 24: 13-27, 44-48; Juan 5:39). Por tanto, es fundamental hacer de Jesús el elemento central de la predicación, sin forzar el texto bíblico y sin olvidar la relación de Cristo con otras personas de la Deidad. Insertar un concepto artificialmente en el texto sería un fraude exegético. 

4. Descubra y perfeccione su estilo.

Hay varios tipos de predicadores: el creativo, que tiene un sentido estético y valora la belleza y la originalidad; el pragmático, que prefiere hablar de cosas prácticas y de cómo funcionan; el intelectual, que tiene talento literario y le gusta agudizar el sermón; el comunicador, que tiene una habilidad natural para transmitir conceptos; el evangelista, que se especializa en apelaciones y busca convertir a los oyentes; el exhortador, que intenta convencer al público para que haga cambios; el motivador, que utiliza estrategias emocionales para propagar sueños y actuar; el homilético, que prefiere los mensajes devocionales; el maestro, que adopta el estilo instruccional de enseñanza; el visionario, que presenta grandes ideas para ampliar horizontes. 

Un predicador quiere que actúes, otro quiere que pienses, otro quiere que entiendas, otro todavía quiere que sientas, y así sucesivamente. No importa cuál sea tu estilo, intenta desarrollarlo. Lo más importante es que practiques, te sientas cómodo y seas efectivo.

5. Considere el perfil de la audiencia. 

Todo buen orador tiene en cuenta la forma en que la audiencia vive, piensa y se comporta. Esto es lo que se llama predicar con inteligencia cultural, tender puentes. 

Por ejemplo, la predicación de los afroamericanos tiene mucho éxito en la tradición protestante e incluso entre los adventistas. Es algo diferente, un tipo de predicación que valora la dimensión social del evangelio y en que el contenido define estilo y retórica. “La predicación negra de América del Norte es una realidad identificable”, escribió Calvin B. Rock en el artículo “La predicación ASD de los negros” en la revista Ministry de septiembre de 2000.

“Su energía e imágenes la convierten en una proclamación única del evangelio. Es una forma de arte nacida de la fe, arraigada en el amor, guiada por la esperanza, moldeada por la prueba, alimentada por la fe, guiada en el sufrimiento y autenticada por el tiempo”. A pesar de sus cualidades, algunas audiencias pueden encontrarlo demasiado exuberante. Evite el “ruido” y trate de conectarse con la audiencia.  

6. Utilice todas las vías para impactar al oyente. 

El evangelio es captado por el intelecto y aceptado en el corazón. La gran predicación involucra lo cognitivo y lo afectivo, la cabeza y el corazón. En la medida de lo posible, debe ser multisensorial. Por lo tanto, el predicador debe pensar en estas dimensiones. 

Emoción excesiva o emoción en el momento equivocado puede ser dañina, pero la emoción en sí no es mala. Solo los monstruos y los muertos no tienen emoción. Es necesario equilibrar hechos y experiencia, tener qué decir y saber cómo decirlo, para obtener el mayor efecto. Como escribió Elena de White, “el objetivo de la predicación no es simplemente presentar información o simplemente convencer al intelecto”, sino “llegar al corazón de los oyentes” (Review and Herald , 22 de diciembre de 1904). 

Recomendado para ti:  Liturgias largas - Uno de los mayores enemigos de la predicación actual

Floyd Bresee, mi antiguo profesor de homilética, ilustró este aspecto de la siguiente manera: “¿Cómo puedes conocer mejor el Océano Pacífico: estudiando un mapa o sintiendo la arena de la playa bajo tus pies y el chapoteo del mar en tu cara? Para conocer realmente el océano, necesita hechos y sentimientos. ¿Cómo puedes conocer mejor a Cristo: estudiando la teología que Él enseñó o experimentando el sentimiento de cómo amaba y trataba a las personas? Para conocer realmente a Cristo, se necesitan ambos ” (Ministry , marzo de 1984, p. 8).

7. Planifique su predicación para recordar lo que necesita ser recordado. 

La mejor forma de programar mensajes es idear series para los sábados, domingos y miércoles. El sábado, predique temas bíblicos más expositivos; el domingo, presente mensajes evangelísticos; el miércoles, ponga temas devocionales y prácticos. Esto te permitirá salir de “lo mismo”, dar seguimiento a los temas y sistematizar la presentación del contenido. Tenga en cuenta el calendario, la necesidad de la iglesia y el tiempo. Al planificar el menú espiritual de su congregación, es posible equilibrar varios temas y contemplar temas que a menudo son poco explorados. 

Hay que rescatar los grandes temas bíblicos con mayor facilidad. Predicar no es solo explicar, aplicar y motivar, sino recordar.

Para la “generación electrónica”, que ignora y olvida lo básico, esto es esencial. Recordar es un mandamiento bíblico frecuente. No es casualidad que la palabra zakar (“recordar”) se use más de 200 veces en el Antiguo Testamento y mimnesko (“recordar”) se use 74 veces en el Nuevo Testamento.

8. Inserte al oyente en el contexto bíblico.

“Cada perícopa de las Escrituras proyecta un segmento del mundo canónico frente al texto”, comenta Abraham Kuruvilla, experto en predicación, en un artículo publicado en Bibliotheca Sacra en 2016 (v. 173, p. 387-400).

“Por lo tanto, cada sermón sobre una perícopa particular es la amable invitación de Dios a la humanidad para que viva en su mundo ideal y satisfaga los requisitos del mundo ideal de Dios”. A través de este recurso, se proyecta un mundo más allá de los límites del texto, y el oyente tiene una visión de la vida.

Una perícopa es un extracto de la Biblia o un libro que forma una unidad coherente y se puede destacar para su análisis o estudio. El objetivo de la “predicación pericopal”, dice Kuruvilla, es que el oyente viva en este universo de la Palabra de Dios y sea moldeado por sus valores.

9. Experimente el poder de la predicación profética.

Para Hyveth Williams, profesor de homilética en la Universidad Andrews (EE. UU.), La gran predicación busca la excelencia en la presentación de mensajes bíblicos y proféticos, dando una visión alternativa de la realidad.

“El predicador debe abrir con confianza el texto inspirado, interpretar y exponer las Escrituras con tanta autenticidad, pasión, autoridad y sensibilidad que la Palabra de Dios cobre vida y la gente esté persuadida de obedecer a Dios”, enseña Hyveth. Esto significa que la predicación del siglo XXI debe ser “profética, arraigada en la justicia y la misericordia para hacer avanzar a la iglesia, así como pastoral, basada en la caridad y la buena voluntad hacia todos” (Nothing But the Best [Xlibris, 2018, pág. xxii).

La predicación profética critica y dinamiza, denuncia y acaricia, muestra caos y ofrece esperanza. En esta línea, resista la tentación de predicar la política. Reemplaza la política con escatología. La escatología bíblica y adventista es una predicación “política” en el sentido más elevado. Esto no significa escapismo. Es la perspectiva de gran conflicto y justicia social, pero sin los efectos secundarios de abordar un tema controvertido y con gran potencial para generar malestar. Yendo al corazón del conflicto cósmico, el mensaje de Cristo, Pablo y Juan trasciende el plano político. Se trata de una resistencia pacífica al imperio del mal, utilizando las armas de Dios.

10. Interiorice las verdades que predica y comunique gracia.

Sumérjase en la gracia y predique con gracia acerca del Dios de gracia. El predicador debe tener una actitud de confrontar el error, pero de estar abierto al pecador. La audiencia de Jesús se maravilló de “las palabras de gracia que salían de sus boca” (Lucas 4:22). La admiración no tuvo que ver con el poder de la oratoria, sino con la fuente y la esencia del mensaje. Estaba “lleno de gracia” (Juan 1:14).

“El tema favorito de Cristo fue el amor paternal y la abundante gracia de Dios”,

Dice Elena de White (Parábolas de Jesús, p. 40).

Por lo tanto, alimenta tu propia espiritualidad con la gracia divina. Tenga una vida de oración intensa y viva de manera consistente. No hay predicación poderosa sin una vida de oración poderosa. El conocimiento y la espiritualidad dan como resultado la autoridad, que es más importante que la elocuencia. Después de todo, el sermón sigue siendo un testimonio del camino que el predicador ha tomado con Dios.

Por MARCOS DE BENEDICTO, pastor y periodista, es doctor en Ministerio por la Universidad Andrews (EE. UU.). Fuente: Revista Adventista, mayo 2019

Comparte tu opinión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: