Recursos Bíblicos

Salmo 23 explicado: Confiando en el buen Pastor

El Salmo 23 es una de las oraciones más famosas de la Biblia, cuando se escribió también se cantaba pero su melodía original que no la conocemos, se cantaba con el acompañamiento de un instrumento de cuerda, posiblemente el Arpa.

Su perfección consiste en la profundidad de la inspiración al describir la experiencia de quien descansa en la confianza del divino pastor que es Jesús, así como la ovejita confía en el cuidado y protección del pastor terrenal.

1. ¿QUIÉN COMPUSO EL SALMO 23?

El texto original del libro de los Salmos no identifica directamente a los autores, pero basado en estudios antiguos, la tradición y el contexto interno de los Salmos, es posible asumir razonablemente que la autoría del Salmo 23 fue escrito por el Rey David.

Este hecho es confirmado por la identificación del rey pastor, que era el perfil de David, fue pastor en su juventud como se registra en el libro de 1 Samuel capítulo 16, y antes de eso.

EXPLICANDO EL SALMO 23

NADA ME FALTARÁ

Vea las lecciones que podemos aprender del Salmo 23 en cada uno de sus versículos:

La expresión ‘Jehová es mi pastor; nada me faltará’ en el original no significa que las ovejas siempre tendrán en abundancia, sino que incluso en situaciones adversas con la presencia del pastor siempre estará contenta, es algo muy parecido a las palabras que Pablo escuchó de Dios: “Bástate mi gracia” (2 Co 12, 9), porque el Señor es mi pastor y no necesito nada.

Este sentido hizo que el Salmo 23 se convirtiera en ‘El Himno de los Mártires’ a lo largo de la historia.

ME HARÁ DESCANSAR

La seguridad de las ovejas radica en confiar y depender estrictamente del Pastor, Isaías aplica esto maravillosamente en este pasaje:

“¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Is 40,28-31)

En el capítulo 12 del libro de los Hechos de los Apóstoles se registra un episodio en el que Pedro fue arrestado y encadenado para ser asesinado al día siguiente, un ángel acudió en su ayuda a través de la oración incesante de la iglesia y tocó a Pedro, despertándolo y liberándolo.

El hecho interesante de esta historia es este: ¿Quién podría dormir sabiendo que moriría al día siguiente? ¡Este es el verdadero descanso, la verdadera paz que sobrepasa todo entendimiento!

EN VALLE DE SOMBRA DE MUERTE

Este era posiblemente un lugar real que David conocía tanto por su experiencia con las ovejas como por sus tribulaciones experimentadas en la guerra, pero en un sentido amplio, representa las adversidades que enfrentan todos los que viven en la tierra y enfrentan tiempos difíciles. El entorno descrito presenta 3 tipos de peligros:

  1. 1 Terreno montañoso, lleno de precipicios;
  2. 2 Lugar donde los ladrones y criminales están ansiosos por atacar;
  3. 3 Tierra llena de animales feroces y traicioneros esperando para atacar.

Tenga en cuenta que la promesa no es que las ovejas nunca caminarán por el valle de sombra de muerte, sino que AÚN que camina, el pastor estará con ella. Entonces, si estás cruzando este valle en tu vida, la receta es: sigue cruzando, el pastor estará a tu lado y te llevará a las aguas de descanso, del otro lado.

ADEREZAS MESA DELANTE DE MI

Mientras se enfrentan los peligros del terreno y los enemigos que acechan, la densa oscuridad y las sombras aserradas traen angustia a las ovejas que sufren, las amenazas de quienes buscan el mal son reemplazadas por la abundancia de un banquete ante los enemigos, que no pueden hacer más que contemplar el copa rebosante, recompensa de quien confía en el cuidado del buen pastor.

Dijo Jesús:

‘Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.” (Juan 10: 11-15)

EL BIEN Y LA MISERICORDIA ME SEGUIRAN

En el texto masorético, originalmente de las escrituras del Antiguo Testamento, esa palabra dice que: ‘Ciertamente tu bondad y misericordia me perseguirán mientras viva’.

Y algo así como la figura de la parábola que contó Jesús del pastor que deja las 99 ovejas para ir a buscar a la perdida, el buen pastor busca y ‘persigue’ a la oveja descarriada no para castigarla ni acusarla, sino para salvarla. ella y traerla sana y salva al redil.

“Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.” (Lucas 15: 7)

Recursos relacionados:

Deja tu comentario
Lección Escuela Sabática - 4to Trimestre 2020 - PDF "LA EDUCACIÓN"