Recursos Bíblicos

Método para memorizar libros de la Biblia de forma duradera

La memorización de la escritura

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Juan 15:7-8.

¿Qué significa que las “palabras” de Jesús permanecen/moran/habitan/duran en nosotros? Significa que al menos podemos recordarlas. Más que eso, significa que cautivan nuestras mentes y corazones, multiplicando y expandiéndose como levadura dentro de nosotros, dominando cada vez más nuestro corazón.

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

Colosenses 3:16

¿Cómo podemos obedecer en abundancia este mandamiento sin la memorización? Saturando nuestras mentes con la Palabra de Dios, y teniéndola continuamente delante de nuestros ojos, podremos obedecer estas palabras de Pablo.

Salmo 1:1-3 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.

Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Salmo 119:97 ¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.

Salmo 119:148 Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, Para meditar en tus mandatos.

Proverbios 2:1 Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos
guardares dentro de ti.

Proverbios 7:1-3 Hijo mío, guarda mis razones, y atesora contigo mis mandamientos. Guarda mis mandamientos y vivirás, y mi ley como las niñas de tus ojos. Lígalos a tus dedos; escríbelos en la tabla de tu corazón.

Deuteronomio 6:6-7 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás (literalmente, “imprimirás”) a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Los Beneficios De Memorizar Las Escrituras

Jesucristo afirmó abiertamente que nuestra existencia espiritual depende de la Palabra de Dios: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mat. 4:4). Las palabras de Dios están escritas en un solo lugar: La Biblia. Además, según el apóstol Pedro, una de nuestras responsabilidades permanentes es “creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Ped. 3:18) y también que debemos, “obrando con toda diligencia, añadid a vuestra fe, virtud, y a la virtud, conocimiento” (2 Ped. 1:5 LBLA).

Al memorizar, estos versículos también nos santifican al hacernos odiar el pecado y que decidamos combatirlo vigorosamente. Por medio de la memorización, podremos prevalecer en el momento de la tentación a través de la “espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efe. 6:17).

Recomendado para ti:  Meditaciones para Recibir el Sábado 2015

La Palabra nos santifica transformando completamente nuestra cosmovisión, de secular, a celestial. “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Rom. 12:2).

Este beneficio no solo NOS bendice en nuestro propio crecimiento y desarrollo, sino que también se convierte en un tesoro para el crecimiento de la iglesia. El memorizador de las Escrituras será usado poderosamente por Dios para enseñar y alentar a otros cristianos, con una palabra apropiada proveniente de la perfecta Palabra de Dios: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría…” (Col. 3:16).

La memorización de la Escritura nos permite bendecir a las personas perdidas, con una poderosa y vívida presentación del evangelio de salvación. “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Rom. 10:17). Quienes memorizan las Escrituras obedecen el mandato de Pedro al respecto: “estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Ped. 3:15).

Memorizar Libros Es Mejor Que Memorizar Versículos Individuales

Jesús dijo, “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. (Mat. 4:4). Pablo dijo “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”. (2 Tim. 3:16). Pablo les dijo a los ancianos efesios en Hch. 20:27, “porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios”.

Memorizar versículos individuales tiende a hacer que nos perdamos de versículos intermedios que el individuo no considera tan significativos. Si continuamos enfocándonos solo en nuestros pasajes “favoritos” de la Escritura, es posible que nos perdamos algo nuevo que Dios quiere decirle a la iglesia a través de una parte descuidada de Su Palabra. Dios no dice ninguna palabra en vano, y no hay pasajes desperdiciados de la Escritura.

Hay mucha menos probabilidad de sacar los versículos fuera de contexto cuando se memorizan libros enteros. Pero aquellos que memorizan versículos individuales son particularmente propensos a sacar los versículos fuera de contexto.

El Método

  • Haciendo el Compromiso Delante de Dios
  • Escogiendo Su Primer Libro
    • 1) No Demasiado Largo (¿O Demasiado Corto?):
    • 2) Uno Con El Que Se Sienta Emocionado
  • Inspeccionando El Terreno
  • Procedimientos Diarios
    • La Prioridad de Revisar Versículos Pasados:
    • Repetición A Largo Plazo:
    • Memorizando Los Números De Versículos:
    • Fotografíe Los Versículos Con Sus Ojos
    • Dígalo En Voz Alta
  • Cuidando El Jardín
  • Retención A Largo Plazo y/o Pasar A Otros Libros
  • Memorizando Libros Más Largos & Memorizando Más Rápido

¿No sería maravilloso si los miembros de la iglesia del Señor volvieran a ser conocidos como “el pueblo del Libro”? Renovemos nuestros esfuerzos para ser más como Cristo quien respondió: “Escrito está”

Guardad con vosotros una Biblia de bolsillo mientras trabajáis, y aprovechad cada oportunidad para memorizar sus preciosas promesas.

—The Review and Herald, 27 de abril de 1905. {EUD 60.6}

Adicionalmente, le invitamos a utilizar esta pequeña herramienta práctica para ayudar a memorizar versículos de la Biblia. Creada por Amazing Facts.

2 comentarios

Deja un comentario

  • “Pedro aquellos que memorizan versículos individuales son particularmente propensos a sacar los versículos fuera de contexto.” Estas son sus palabras en las que yo estoy en desacuerdo. Tengo 66 años de edad, y desde diciembre del año 2019 comencé a memorizar textos de la Biblia. Hoy en día me he memorizado 212 textos los cuales presento de mañana y de tarde y han sido de mucha bendición para mi vida y ninguno ha sido sacado fuera de contexto. Dice la Palabra de Dios en 1Co 12:11  “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, distribuyendo individualmente a cada uno según Su voluntad.” Bendiciones, su hermano en Cristo, Abel.

  • Amén gracias a Dios por tantas bendiciones y riquezas que nos deja por este medio Dios bendiga este método y programa me siento bendecido por tanto aprendizaje

A %d blogueros les gusta esto: