Recursos Bíblicos

La Gracia Ofensiva, la que enfureció y le ardía a Jonás ¿y a ti?

Jonás ha completado una misión de predicación muy exitosa. Puede viajar a casa, lleno de gozo y acción de gracias por el gran poder de Dios para cambiar incluso los corazones más malvados y violentos. Al menos eso es lo que podríamos esperar.

A lo largo del Libro de Jonás, el profeta se ha registrado bastante bajo en cualquier escala de comparación con todos los paganos con los que se ha encontrado. En el primer capítulo, los marineros y su capitán perciben el poder de Dios en la tormenta del mar y lo adoran. Los malvados ninivitas del capítulo 3 responden con verdadero arrepentimiento a Dios. Incluso el monarca pagano de Nínive se somete humildemente a la autoridad soberana de Dios, reconociendo que el Señor no estaba obligado a salvar la ciudad (Jonás 3:9). Jonás obedece a Dios solo después de las medidas divinas más dramáticas. Y en el capítulo 4, sigue siendo hostil. Sí, Dios ha tenido muchos más problemas con Su profeta que con el más derrochador del mundo gentil.

“En el cargo que se le dio, a Jonás se le había encomendado una gran responsabilidad; sin embargo, Aquel que le había pedido que fuera pudo sostener a Su siervo y concederle el éxito. Si el profeta hubiera obedecido sin cuestionar, se habría ahorrado muchas experiencias amargas y habría sido bendecido abundantemente”. 

PP 266

El estilo narrativo del capítulo 4 contrasta marcadamente con los otros tres capítulos. Consiste casi enteramente en conversación. El primer capítulo del Libro de Jonás es una narración histórica directa con solo dos breves diálogos. El segundo capítulo presenta la oración poética de Jonás desde el interior del “gran pez”.  El tercer capítulo retoma la progresión histórica. Ahora, en el capítulo 4, la narración de repente se ralentiza. Hacemos una pausa de seguir los eventos a través del tiempo y escuchamos en cambio dos conversaciones notables entre Jonás y Dios.

Aquellos que han analizado a fondo las características estilísticas de las narraciones bíblicas han notado que los diálogos incluidos dentro de tales narraciones son características importantes. Las conversaciones generalmente incluyen temas críticos para comprender la narrativa. Este es ciertamente el caso en el Libro de Jonás.

Lo que le ardía a Jonás: la gracia de Dios

Los capítulos anteriores contienen fragmentos de conversaciones, como la vez que los marineros y el capitán hablaron con Jonás durante la tormenta y la vez que Jonás respondió a los marineros (Jonás 1:8, 9). Sin embargo, en el capítulo 4 encontramos dos diálogos entre Jonás y Dios. Y, como era de esperar, están cargados de problemas profundos.

El capítulo comienza con una idea de la disposición actual de Jonás. El texto usa un lenguaje fuerte para describir la respuesta del profeta a la generosa gracia de Dios hacia Nínive: “Se desagradó mucho a Jonás, y se enojó” (Jonás 4:1).

El hebreo original expresa la misericordia inesperada de Dios hacia la ciudad como “un gran mal” para Jonás. Lo que hubiera causado gran dolor al Señor, el castigo de Nínive, hubiera complacido al profeta. Pero la aceptación de Dios del arrepentimiento del pueblo enfureció a Jonás. La frase dice literalmente: “le ardía” o “le quemaba”.

El amargo resentimiento de Jonás aparece inmediatamente después del anuncio de que Dios ha concedido el perdón a Nínive (Jonás 3:10). El profeta ha visto que su predicación trajo un arrepentimiento de toda clase de personas en toda la ciudad. Uno pensaría que estaría encantado. Pero el Señor no ha castigado a Nínive, y esto enfurece a Jonás.

La fuerte expresión en el idioma original indica que la amarga ira de Jonás brotó de lo más profundo de su ser. Es como un niño con una rabieta. Jonás 4: 1 retrata vívidamente a Jonás expresando su ira ardiente mientras se enfurece. El vuelco de Nínive ha disgustado mucho al petulante profeta. El problema para él no es tanto que Dios cambie de parecer sino a quién perdona. ¿Cómo es posible que Dios comparta Su misericordia con los corruptos de Nínive? Todo el mundo conocía la reputación de los asirios, como nos recuerdan los registros históricos del Antiguo Testamento.

De hecho, los asirios nunca fueron amigos de Israel en el Antiguo Testamento. Dios incluso los usa como Su instrumento para castigar a Su pueblo: “Oh Asiria, vara y báculo de mi furor, en su mano he puesto mi ira. 6 Le mandaré contra una nación pérfida, y sobre el pueblo de mi ira le enviaré, para que quite despojos, y arrebate presa, y lo ponga para ser hollado como lodo de las calles. Aunque él no lo pensará así, ni su corazón lo imaginará de esta manera, sino que su pensamiento será desarraigar y cortar naciones no pocas.” (Isaías 10:5-7).

Debido a la repugnante reputación de Asiria, Jonás está convencido de que Dios no es lo suficientemente estricto con su gracia. Él es demasiado libre con Su misericordia. Los ninivitas deberían sufrir las consecuencias de su maldad y violencia. ¡El perdón divino ofende a Jonás, y está furioso! Curiosamente, al menos, la situación lo obliga a orar. Pero su oración también es reveladora:

La verdadera razón para huir: Quería la muerte de los ninivitas

“Y oró a Jehová y dijo: Ahora, oh Jehová, ¿no es esto lo que yo decía estando aún en mi tierra? Por eso me apresuré a huir a Tarsis; porque sabía yo que tú eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia, y que te arrepientes del mal.” (Jonás 4:2).

Es la segunda oración registrada de Jonás. Su primera oración (Jonás 2:1) brotó de un hombre atrapado dentro de un gran pez. Ahora está angustiado por la ira. Sin embargo, en ambas ocasiones, Jonás ora para justificarse: “’¿No es esto lo que yo decía?’” (4:2).

Recomendado para ti:  Reflexión: Una vida sin sentido en el nuevo año 2020

Ahora, por primera vez, Jonás realmente reconoce la razón por la que originalmente trató de evadir su llamado divino a Nínive. Admite por qué inicialmente trató de huir de su responsabilidad. Jonás incluso confiesa que trató de escapar a Tarsis, empleando el mismo verbo usado anteriormente en Jonás 1:3: “Jonás se levantó para huir de la presencia del Señor a Tarsis”. Y una vez más el autor le recuerda al lector el pánico de Jonás cuando decidió evitar el llamado divino.

Así que ahora está confirmado. Por sus propias palabras, el gran predicador admite que no ha tenido absolutamente ningún respeto por los ninivitas. Incluso está seguro de que tiene razón al reaccionar de la forma en que lo hace. Por implicación, incluso reprende a Dios por cómo ha tratado la situación. No importa que la gente de Nínive reconociera su culpa y se arrepintiera. A los ojos de Jonás todavía merecen el castigo divino.

Jonás simplemente no puede aceptar que Dios incluya a los gentiles en su misericordia. Él simplemente no puede comprender por qué el Señor debería permitirles participar de los beneficios especiales de la gracia que disfruta Israel como Su pueblo del pacto. El profeta ya ha dado mucha evidencia de que conoce su Biblia. Él llena su oración en el capítulo 2 con frases y conceptos del Salterio. Por lo tanto, seguramente es consciente de la promesa de Dios de eliminar las transgresiones humanas “tan lejos como está el oriente del occidente” (Sal. 103:12). Pero está convencido de que tal misericordia debe canalizarse exclusivamente a Israel, el pueblo elegido de Dios.

Quizás, cuando Jonás evaluó la situación en Nínive, recordó la destrucción de otras dos ciudades inicuas que Dios castigó anteriormente por su iniquidad. La descripción del destino de Sodoma y Gomorra usa algo del mismo vocabulario que el Libro de Jonás usa para Nínive (Gén. 19:24–29).

O quizás el profeta recordó el Diluvio, en el que Dios especificó la razón de la destrucción del mundo en ese momento (Gén. 6:11–13).

Jonás ve el aplazamiento del juicio de Dios sobre Nínive como un gran error. El profeta desaprueba enfáticamente compartir la compasión del Señor con los no israelitas malvados y violentos. Y presume de gobernar el mundo de Dios mejor que el Señor, acusándolo y condenándolo por ser como Él es. El profeta se atreve a castigar la misericordia divina y despreciar la compasión de Dios. En última instancia, la verdadera razón de Jonás para huir de su mandato divino tiene menos que ver con los viles pecadores de Nínive que con el carácter misericordioso de Dios.

Aparentemente, el profeta nunca se había dado cuenta de que los malvados ninivitas en realidad no eran diferentes a él mismo. Tanto los ninivitas como Jonás eran todos pecadores rebeldes que merecían castigo. Sin embargo, Dios en su gracia había decidido mostrar misericordia a todos ellos. Jonás estaba dispuesto a aceptar una misericordia tan maravillosa para sí mismo, pero no para Nínive. Y así suplicó: “Ahora pues, oh Jehová, te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida.’” (Jonás 4:3).

No es la primera vez que un profeta del Antiguo Testamento ora para que Dios le quite la vida. Recuerde que cuando el pueblo de Israel continuó quejándose amargamente contra Dios en el desierto, Moisés le dijo al Señor que le quitara la vida (Números 11:11–15).

Sin embargo, Moisés tenía mejores motivaciones que las que muestra ahora Jonás. Jonás simplemente no podía comprender por qué Dios había extendido el tiempo de prueba de Nínive. Simplemente no podía apreciar el hecho de que “Nínive se arrepintió e invocó a Dios, y Dios aceptó que lo reconocieran. Se les concedieron cuarenta años de prueba para que revelaran la autenticidad de su arrepentimiento y se apartaran del pecado”. Mensajes Selectos 2:149.  ¡Ni a Jonás le importaba que cuando se había evitado la condenación de Nínive, la gloria de Dios había sido alabada más allá de las fronteras de Israel!

Note cómo la atención de Dios ahora se desplazó de Nínive a Jonás mientras trataba pacientemente de instruir a su siervo errante. Y el Dios clemente y misericordioso de Jonás suavemente le hace una pregunta escrutadora: “¿Haces tú bien en enojarte tanto?” (Jonás 4:4). Dios lo instó a reconsiderar su rencor.

La respuesta del Señor es sorprendentemente suave. Él desea que Jonás recupere el sentido y vea lo infantil de su comportamiento, y no podría ser más paciente al respecto. Ayudar a su testarudo profeta a convertirse en un creyente más maduro parece ser uno de sus principales objetivos, tan importante para él como lo fue la salvación de Nínive.

Por Jo Ann Davidson

Comparte tu opinión

Deja un comentario