Recursos Bíblicos

Citas de Elena de White sobre la Deidad

Algunas citas de E. G. de White sobre la Deidad 

La Deidad

“La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención” (E. G. de White, Consejos
sobre la salud, p. 219).
“La eterna Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, está involucrada en la acción
requerida para dar seguridad al instrumento humano” (E. G. de White, Alza tus ojos, p. 146).
“Cuando el cristiano toma el voto bautismal se le promete ayuda divina. El Padre, el Hijo y
el Espíritu Santo están listos para obrar en su favor” (E. G. de White, Alza tus ojos, p. 171).
El bautismo es “una condición con la cual deben cumplir todos los que quieren que se
reconozca que están bajo la autoridad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (E. G. de White,
Joyas de los testimonios, t. 2, p. 389).
“Cuando los cristianos se someten al solemne rito del bautismo, el Señor registra el voto que
hacen de serle fieles. Este voto es su juramento de lealtad. Son bautizados en el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu Santo. Así están unidos con los tres grandes poderes del cielo” (E. G. de
White, El evangelismo, pp. 226, 227).
“El hecho de que habéis sido bautizados en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo,
es una garantía de que si pedís su ayuda, estas potestades os ayudarán en toda emergencia” (E. G. de White, Joyas de los testimonios, t. 2, p. 396).
“Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes –
el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe” (E. G.
de White, El evangelismo, p. 446).
“Debemos cooperar con los tres poderes más elevados del cielo: El Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo, y estos poderes trabajarán mediante nosotros convirtiéndonos en obreros juntamente
con Dios” (E. G. de White, El evangelismo, p. 448).
“El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están empeñados en cooperar con los instrumentos
humanos santificados” (E. G. de White, En los lugares celestiales, p. 61; Com. de EGW, CBA, t. 6,
p. 1075).
“Somos bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y estos poderes
grandes e infinitos se encuentran mancomunadamente comprometidos a trabajar en nuestro favor si
tan solamente estamos dispuestos a colaborar con ellos” (E. G. de White, Exaltad a Jesús, p. 103).
“Cuando os entregáis a Cristo, hacéis una promesa ante la presencia del Padre, del Hijo y del
Espíritu Santo, las tres grandes Personalidades, dignatarios del cielo” (E. G. de White, Hijos e hijas
de Dios, p. 353).
“El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están procurando y anhelando tener conductos por los
cuales puedan comunicar al mundo los principios divinos de la verdad” (E. G. de White, Joyas de
los testimonios, t. 3, pp. 238, 239).
“Los que reciben la impronta de Dios por el bautismo presten atención a estas palabras,
recordando que Dios ha puesto su firma sobre ellos declarando que son sus hijos y sus hijas. El
Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, poderes infinitos y omnisapientes, reciben a los que entran
verdaderamente en una relación de pacto con Dios. Están presentes en cada bautismo” (E. G. de
White, La maravillosa gracia de Dios, p. 143).
“Por medio de nuestro voto bautismal reconocemos y confesamos solemnemente que el
Señor Jehová es nuestro Gobernante. Formulamos virtualmente un juramento solemne, en el
nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, para que de aquí en adelante nuestras vidas estén
fusionadas con las vidas de estas tres grandes Personas” (La maravillosa gracia de Dios, p. 150).
“Vi que en el tiempo de los apóstoles […] los hermanos eligieron a hombres que […] fuesen
capaces de iluminar a los que estaban en tinieblas. […] Habiendo recibido su mandato de Dios y una
vez aprobados por la iglesia, salieron a bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo” (Primeros escritos, p. 100, 101).
“Cuando el cristiano se somete al solemne rito del bautismo, los tres poderes más altos del
universo -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- dan su aprobación a ese acto, comprometiéndose a ejercer su poder en beneficio de él mientras él se esfuerza por honrar a Dios” (Reflejemos a Jesús, p.
99).
“Mediante nuestro voto bautismal hemos reconocido y confesado solemnemente al Señor
Jehová como nuestro Gobernante. Tácitamente prestamos un juramento solemne -en el nombre del
Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo – de que de allí en adelante nuestra vida sería una con la vida
de estos tres grandes y admirables Seres” (Coment. de EGW, CBA, t. 1, p. 1137).
“La obra es trazada frente a cada alma que ha confesado su fe en Jesucristo mediante el
bautismo, y se ha convertido en un receptáculo de la promesa que procede de las tres personas de la
divinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”. (Com. de EGW, CBA, t. 6, p. 1074).
“El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, poderes infinitos y omniscientes, reciben a aquellos
que verdaderamente entran en la relación de pacto con Dios” (Com. de EGW, CBA, t. 6, p. 1075).
“Cuando hemos aceptado a Cristo, y en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
nos hemos comprometido a servir a Dios, el Padre, a Cristo y al Espíritu Santo -los tres signatarios
y potestades del cielo-, ellos se comprometen a que toda capacidad nos será dada si cumplimos con
nuestros votos bautismales” (Com. de EGW, CBA, t. 6, p. 1075).
“Los que se unen con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que demuestran con su vida que
no siguen más el camino que seguían antes de que se unieran con sus agentes divinos, recibirán la
sabiduría de lo alto” (Com. de EGW, CBA, t. 6, p. 1102).
“Nuestra santificación es la obra del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el cumplimiento
del pacto que Dios ha hecho con aquellos que se comprometen con él, a permanecer con él, con su
Hijo y su Espíritu en santa comunión. ¿Habéis renacido? ¿Os habéis convertido en un nuevo ser en
Cristo Jesús? Entonces cooperad con los tres grandes poderes del cielo que trabajan en favor de
vosotros” (Com. de EGW, CBA, t. 7,, p. 920).
“Cuando os entregasteis a Cristo hicisteis una promesa en la presencia del Padre, el Hijo y el
Espíritu Santo: los tres grandes Dignatarios personales del cielo” (Com. de EGW, CBA, t. 7, p.
971).
Califica este post
Deja tu comentario