Recursos Bíblicos

El secreto de la Felicidad: estudios confirman consejos de Elena de White

Un artículo en el diario argentino Infobae habla sobre el secreto de la felicidad, de acuerdo a estudios realizados por la ONU y la Universidad de Harvard.

Para aquellos que leen Ellen White, estos hallazgos no son nuevos, ya que ella había escrito suficiente sobre esto bastante antes de los hallazgos científicos más recientes. Usted puede comprobar, por ejemplo, su obra titulada El Ministero de la Curación y Consejos sobre el Régimen Alimenticio.

Compartiré a continuación algunas citas de la señora White para ver lo que esta escritora cristiana escribió hace más de 100 años!

Lo que es más sorprendente es que no tenía ninguna educación formal. Aún así, durante años investigaciones serias han confirmado su consejo que al menos nos debe llevar a leer sus escritos sin prejuicios y con una mente abierta.

Las 4 claves esenciales para la felicidad

Según la ONU, hay formas sencillas y prácticas para lograr este estado tan buscado por los seres humanos. Como el arte y las relaciones interpersonales beneficia la percepción de bienestar

 

1. Una dieta saludable: la clave para una vida feliz

El cuerpo es energía pura. Con una buena nutrición, es imposible no sentirse saludable y por lo tanto feliz. Comer  fuentes saludables de proteínas, así como una dieta basada en frutas y verduras es esencial para el bienestar físico. La ingesta de agua y la actividad física son la clave para la salud general de los seres humanos.

“Una nutrición adecuada puede ayudarnos a sentirnos más feliz, no sólo porque se va a ver mejor, pero también internamente, porque estamos mejores”, dijo Susan Bowerman, director de Formación de Nutrición de Herbalife, nutricionista profesional y especialista en dietas para deportistas.

Vea lo que escribió Ellen White

Consejos sobre el régimen – Pag. 309
Sería bueno que cocinásemos menos y comiésemos más frutas al natural. Enseñemos a la gente a hacer consumo copioso de uvas, manzanas, duraznos y peras en estado fresco, así como de toda otra clase de fruta que se pueda obtener. Prepárense dichas frutas para el consumo invernal poniéndolas en conserva, usando vidrio, hasta donde sea posible, en vez de latas.

Quisiéramos recomendar especialmente la fruta como un agente de salud. Pero ni siquiera la fruta debe ser consumida después de una comida completa de otros alimentos.

Las legumbres y las frutas bien preparadas en su correspondiente estación serán benéficas, si son de la mejor calidad, y no muestran la menor seña de podredumbre, sino que son sanas y completamente libres de toda enfermedad y corrupción. Mueren más personas de lo que nos imaginamos por comer frutas y legumbres en estado de descomposición, que fermentan en el estómago y producen envenenamiento de la sangre.

En los cereales, las frutas, las legumbres, las hortalizas y las frutas secas oleaginosas (nueces) han de encontrarse todos los productos alimenticios que necesitamos. Si acudimos al Señor con sencillez de mente, él nos enseñará cómo preparar alimentos sanos libres de la corrupción de la carne.

2. El arte como un medio de vida saludable

La ciencia también confirma el papel de notas musicales en relación con el bienestar humano. Una Investigación de la Universidad McGill en Montreal (Canadá) llegó a la conclusión de que el placer sentido con la música activa las mismas áreas del cerebro que cuando tenemos sexo o disfrutamos de una comida sabrosa. Son en los pequeños placeres de la vida, donde se puede encontrar la verdadera felicidad.

Consejos sobre el régimen – Pag. 263

Sus hijas pueden amar la música, y esto puede estar bien; puede aumentar la felicidad de la familia; pero el conocimiento de la música sin el conocimiento del arte de cocinar no vale mucho.

3. El ejercicio y el bienestar humano

La práctica de deportes puede ser la clave de la meditación para muchos. Conectarse a con uno mismo cuando se hace deporte también es positivo en la búsqueda de la felicidad.

[Nota: Aunque la meditación trascendental tiene una filosofía contraria a la Biblia, el ejercicio y la práctica de la relajación son óptimos, si son separados de cualquier filosofía espiritual]

Consejos sobre salud, p. 52:

Cuando el tiempo lo permite, todos los que puedan hacerlo, debieran caminar al aire libre en verano e invierno. Pero la ropa debiera ser apropiada para el ejercicio, y los pies debieran estar bien protegidos. Una caminata, aun en invierno, sería más benéfica para la salud que todas las medicinas que los médicos puedan prescribir. Para los que pueden caminar, es preferible caminar en vez de cabalgar. Los músculos y las venas pueden realizar mejor su trabajo. Habrá un aumento de la vitalidad, tan necesaria para la salud. Los pulmones tendrían una actividad bien necesaria, puesto que es imposible salir al tonificante aire de una mañana invernal sin llenar bien los pulmones.

Mente, Cáracter y Personalidad 2, p. 673.1:

Si el espíritu se siente libre y feliz, debido a la buena conciencia y a la satisfacción que se experimenta al hacer felices a los demás, se crea un sentimiento de alegría que se reflejará en todo el organismo, con lo que mejorará la circulación de la sangre y se tonificará el cuerpo. La bendición de Dios es un poder sanador, y los que son pródigos en beneficiar a los demás, recibirán esta maravillosa bendición en el corazón y la vida.

4. Las relaciones sociales: pilares fundamentales para ser feliz

Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que las buenas relaciones son las que hacen las personas más felices y saludables. Por lo tanto, “éstos se pueden dividir en tres fases”, dijo Waldinger en su estudio. Estos lazos estrechos son buenos, la calidad de las relaciones, así como la estabilidad y el apoyo mutuo entre los más queridos.

El Hogar Cristiano, pág. 11:

El hogar debe ser hecho todo lo que la palabra implica. Debe ser un pequeño cielo en la tierra, un lugar donde los afectos son cultivados en vez de ser estudiosamente reprimidos. Nuestra felicidad depende de que se cultive así el amor, la simpatía y la verdadera cortesía mutua.

El Hogar Cristiano, pág. 211-212:

El esposo y padre es cabeza de la familia. Es justo que la esposa busque en él amor, simpatía y ayuda para la educación de los hijos, pues son de él tanto como de ella, y él tiene tanto interés como ella en el bienestar de ellos. Los hijos buscan sostén y dirección en el padre, quien necesita tener un concepto correcto de la vida y de las influencias y compañías que han de rodear a su familia. Ante todo, debería ser dirigido por el amor y temor de Dios y por la enseñanza de la Palabra divina, para poder encaminar los pasos de sus hijos por la buena senda….

El padre debe hacer cuanto esté de su parte por la felicidad del hogar. Cualesquiera que sean los cuidados y las perplejidades que le ocasionen sus negocios, no debe permitir que arrojen sombra sobre su familia; debe volver siempre a casa con la sonrisa y buenas palabras en los labios

El consejo de Ellen White no se detiene aquí. Por lo tanto, me separé dos más:

5. La religión trae felicidad

Fundamentos del Hogar Cristiano, p. 67:

La religión es, en la familia, es un poder maravilloso. La conducta del marido hacia su esposa y de ella para con el puede ser tal que hacen la vida en el hogar de una preparación de pertenecer a la familia celestial.

Corazones llenos de amor de Cristo nunca pueden estar en la falta de armonía. La religión es amor y el hogar cristiano es aquel donde reina el amor y se expresa en palabras y hechos de bondad y gentil cortesía.

Se necesita la religión en el hogar. Sólo esto puede evitar los errores ofensivos que tan a menudo amargan la vida conyugal. Sólo donde reina Cristo puede haber amor profundo, verdadero, desinteresado. Así una persona y otra se unirán, y las dos vidas se mezclan en armonía. Los ángeles de Dios serán huéspedes de la casa, y sus santas vigilias santificarán la relación matrimonial. Será prohibida la sensualidad vil. Los pensamientos seran dirigidos a Dios en las alturas; a El, ascenderá la devoción del corazón.

En cada familia, donde habita Cristo, serán manifestados tierno amor y simpatía de unos por otros; no es un amor espasmódica expreso sólo en caricias, sino un amor profundo y duradero

6. La felicidad en los Encantos de la Naturaleza

Hogar Cristiano, pág. 502:

No pensemos que Dios desea que renunciemos a cosa alguna que debamos conservar para ser felices aquí. Todo lo que él requiere que dejemos es aquello que al ser retenido no contribuiría a nuestro bien ni a nuestra felicidad. {HC 456.1}
El Dios que plantó los nobles árboles y los vistió de rico follaje, que nos dió los brillantes y hermosos matices de las flores y cuya hermosa obra vemos en toda la naturaleza, no quiere vernos desdichados; ni es su propósito que no hallemos gusto ni placer en esas cosas. Quiere que disfrutemos de ellas, que seamos felices entre los encantos de la naturaleza, que él mismo creó.
Deja tu comentario