Recursos Bíblicos

La justicia de Cristo: El Mayor regalo del Universo

El tema que verá a continuación ha sido predicado en algunas iglesias y ha resultado de gran interés en los oyentes, esto por la verdad tan maravillosa que revela. Aqui se habla de la justicia de cristo, y específicamente de la justicia imputada e impartida.

Se ha titulado “El mayor regalo del universo” porque a la vista del predicador no existe un regalo más grande en todo el universo que la justicia de Cristo, no hay nada que tenga más valor y que pueda tener un efecto completamente trascendental para el pecador y para el universo entero, que la inmaculada justicia de Cristo.

Es el mayor regalo, porque la preciosa justicia de Cristo es dada por pura gracia, gratuitamente, por puro amor para beneficio del pecador. Este maravilloso regalo revela el carácter de un Dios supremamente e infinitamente lleno de amor. Es el mayor regalo porque su precio es incalculable pues vale la vida de Jesús mismo.

Es mi deseo que comprenda este asunto tan cabalmente como pueda y que lo viva. Al final encontrará el tema en PDF y en PPT para su descarga.

¿CUÁL ES EL MENSAJE DEL TERCER ÁNGEL?

Varios me han escrito preguntándome si el mensaje de la justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y he contestado: “Es el mensaje del tercer ángel en verdad”.—Manuscrito 437, 1890. {EUD 171.3}

Cuando sea proclamado el tercer mensaje, crece[rá] hasta convertirse en un fuerte clamor. {EUD 172}

En su gran misericordia el Señor envió un preciosísimo mensaje a su pueblo por medio de los pastores [E. J.] Waggoner y [A.T.] Jones. Este mensaje tenía que presentar en forma más destacada ante el mundo al sublime Salvador, el sacrificio por los pecados del mundo entero. Presentaba la justificación por la fe en el Garante; invitaba a la gente a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios. {EUD 171.4}


Un vistazo rápido a la historia

Congreso Minneapolis de 1888

Durante más de cien años, los adventistas hemos mirado al Congreso de la Asociación General de 1888 como un hito histórico, un punto de inflexión de nuestro desarrollo teológico. Es considerada la conferencia teológica más importante de nuestra historia. Aunque duró menos de un mes, dio una nueva forma al adventismo.

Antecedentes del congreso

Después del gran chasco de 1844, los pioneros se dedicaron a la proclamación de importantes verdades; las llamadas verdades esenciales: el santuario, el espíritu de profecía, los mensajes de los tres ángeles, la inmortalidad condicional, la segunda venida y el sábado. La salvación y la justificación por la fe quedaron en un segundo plano, porque estas verdades ya eran enseñadas por otras iglesias. ¿Por qué enseñarle a un bautista o metodista sobre la salvación, con la cual ya estaban familiarizados? Lo que ellos no conocían era lo relacionado al sábado, el estado de los muertos, la verdad del santuario, etc. Los pioneros se dedicaron a las doctrinas distintivas, especialmente a la del sábado y los diez mandamientos.

Desafortunadamente, debido al fuerte énfasis en la ley, la espiritualidad se vio afectada y muchos se volvieron muy legalistas. El orgullo, la confianza propia y la complacencia ingresaron a nuestras filas, pero faltaba una experiencia viva con Cristo; el gozo y la paz que resultan de una relación con él. Guardar la ley llegó a ser lo esencial. Al ver la situación, Elena White escribió: «Como pueblo hemos predicado la ley hasta que hemos llegado a estar tan secos como los montes de Gilboa, sin rocío ni lluvia. Tenemos que predicar a Cristo en la ley».

Hasta 1888 se creía mayormente que la justicia aceptable a Dios podía ser lograda (con la ayuda del Espíritu Santo, por supuesto) por la obediencia a los mandamientos. En otras palabras, se veía a la santificación como la base de la salvación.

Alonzo Jones y Elliot Waggoner

Cuando pensamos en Minneápolis 1888, surgen dos nombres: Alonzo Jones y Elliot Waggoner. Ambos eran amigos y editores de la revista Signs of the Times

Pero entonces apareció Waggoner y dijo: (1) la obediencia del hombre jamás puede satisfacer la ley divina; (2) la justicia imputada de Cristo por sí sola es la base de la aceptación de Dios por nosotros; y (3) necesitamos estar cubiertos constantemente por la justicia de Cristo, no solo por causa de nuestros pecados pasados.

¿Qué reacción tuvieron los oyentes? Algunos aceptaron y apoyaron el mensaje de Waggoner (E. White, W. White, S. Haskell, etc.) y otros lo rechazaron (U. Smith, J. Morrison, L. Conradi, etc.), pero la mayoría se mostraba indecisa. No sabían qué creer. Los que se oponían lo expresaron abiertamente. En cierto momento Elena White se sintió tan desanimada que quiso irse de allí, pero el ángel del Señor le dijo: «No lo hagas; Dios tiene una obra para ti en este lugar. La gente está repitiendo la rebelión de Coré, Datán y Abiram»

Versículo del tema

Isaías 53:6: “Jehová cargó sobre Él, el pecado de todos nosotros

La justicia de Cristo es su carácter sin mancha y su perfecta obediencia a la ley de Dios, es el fundamento y la roca de salvación de todos los hombres. Ha sido el propósito de Dios que esa justicia sea nuestra, y la justificación por la fe logra ese objetivo.

I.- JUSTICIA IMPUTADA.-

Aclarando lo que es la justicia de Dios y quién es nuestro representante.

1.- Cristo es la Justicia de Dios.-

La justicia de Dios es la plenitud e infinita perfección del carácter. Pero el hombre no tiene absolutamente ninguna justicia por sí mismo.

Esa justicia de Dios, que Él demanda a todo hombre, y en su gracia la ofrece gratuitamente ha sido “testificada por la ley y por los profetas” (Romanos 3:21), es a saber, Cristo Jesús. El Señor Jesucristo en virtud de su santidad, sufrimientos, humillación y muerte, desarrolló, cual perla perfecta, la justicia que Dios acepta, de tal manera que sus virtudes infinitas, su pureza inconquistable; en fin todos sus méritos inmaculados, constituyen la justicia de Dios. Así que la justicia de Cristo, sus méritos perfectos, ha llegado a ser la justicia de Dios, la roca y la esperanza salvadora para la humanidad entera, según el propósito divino.

2.- Cristo nuestro representante.-

En virtud de que Cristo es el nuevo Adán, el nuevo representante de la raza humana, por su obediencia obtuvo para todos los hombres lo que Adán fallo en obtener: vida eterna..

Al constituirse Cristo en el representante de la raza humana, todos sus logros nos son imputados. Del mismo modo como las decisiones y acciones de un representante, de facultades amplias o limitadas según sea el caso, afecta a sus representados; así también la obediencia de Adán nos afectó porque puso a nuestra cuenta (nos imputó) su culpa, y afectó nuestra naturaleza con su pecado (Salmo 51:5).

Así que para ser salvos y obtener la vida eterna hemos de recibir por imputación la justicia de Cristo; y esto solamente para aquellos que lo hayan aceptado como su Salvador, o como su representante.

3.- El significado de “Imputación”.-

Pasemos ahora a conocer con mayor precisión el significado de la palabra “imputación”. Imputar algo a una persona significa poner ese algo a su cuenta o contarlo entre las cosas que le pertenecen. Si se le imputa algo a una persona, éste algo pasa a ser legalmente suyo; le es contado como su posesión. Luego, imputar significa contar, acreditar, atribuir, etc.

En el ámbito del derecho (judicial), la imputación es el acto que implica la acusación formal a una persona de un delito concreto

En todos esos casos, la acción de imputar es simplemente cargarle algo a alguien. De aquí que cuando Dios dice “imputar pecado” a alguien, el significado es que Dios considera al tal como pecador y en consecuencia, [judicialmente] culpable y merecedor de castigo. (aunque la persona a quien se le imputa el pecado no sea culpable de nada, aunque sea inocente, tal como Jesús)

De la misma manera, cuando Dios dice “imputar justicia”, el significado es que Dios considera judicialmente a tal persona como justo y merecedor de todas las recompensas a que toda persona justa es acreedora. (aunque la persona a quien se le imputa la justicia sea totalmente culpable, y merezca castigo, tal como Nosotros)

4.- La base de la justificación: La doble imputación.-

La doble imputación de pecado y justicia forma la base de la doctrina de la justificación. La justificación ocurre cuando los pecados del creyente son puestos sobre Cristo o transferidos o imputados; y la obediencia perfecta y muerte de Cristo es puesta o imputada al creyente. Esto es lo que se llama la doble imputación, cuando se realiza el acto de la justificación.

La Sra. White, una escritora adventista, lo expresa en palabras muy escogidas: “Cristo fue tratado como nosotros merecemos a fin de que nosotros pudiésemos ser tratados como él merece. Fue condenado por nuestros pecados, en los que no había participado, a fin de que nosotros pudiésemos ser justificados por su justicia, en la que no habíamos participado. Él sufrió la muerte nuestra, a fin de que pudiésemos recibir la vida suya”

Se llama doble imputación porque:

  1. Se imputan nuestros pecados y culpa a Cristo.
  2. Se imputa la perfecta obediencia de Cristo y recompensa al pecador.

4.1.- La Imputación de los pecados a Cristo.

Los pecados del creyente fueron imputados a Cristo, ésa es la razón por la cual Él sufrió y murió en la cruz: “Jehová cargó sobre él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6). [Ver 1 P. 2: 24 y 2 Cor. 5:21]. Cristo fue hecho legalmente responsable de los pecados del creyente, y sufrió el justo castigo que a éste correspondía. Al morir en lugar del creyente como su sustituto, o equivalentemente, en virtud de que era su representante, satisfizo las demandas de la ley y lo liberó para siempre de toda posibilidad de condenación o castigo (Rom. 8:1).

Nótese bien lo siguiente. Cuando los pecados del creyente fueron imputados a Cristo, el acto de imputación no hizo a Cristo pecador, es decir no contaminó su naturaleza. Dicho acto sólo convirtió a Cristo en el responsable legal de tales pecados.

4.2.- La Imputación de la Justicia (de Cristo) al pecador.

Cristo vivió una vida perfecta al guardar completamente la ley de Dios. La justicia personal que Cristo obtuvo durante su vida terrenal le es imputada al creyente. La justicia de Cristo es otorgada al creyente, y Dios le ve como si él hubiera hecho todo lo bueno que Cristo, su representante, hizo.

Nótese bien lo siguiente: Cuando la justicia de cristo es imputada al Creyente, el acto de imputación, no cambia la naturaleza del creyente, ni tampoco lo hace justo en esencia o naturaleza. Sino solamente afecta la posición legal del creyente ante Dios, y es justo desde una posición legal, Dios lo ve como si fuera justo, aun si ser justo.

Dando eso por sentado podemos concluir que: la imputación es aquel acto de Dios por medio del cual se le concede al pecador, que ejercite fe en Cristo, todo lo que el Señor es en persona, carácter y obra (su justicia). Este acto es la justificación (Rom. 4:4,6). Es decir, que todos los hechos de otro (Cristo) son atribuidos, imputados [contados y tomados en cuenta] a nuestro favor y recibidos por la fe sola y sin las obras de la ley (Rom. 3:28).

La imputación de la justicia de Cristo por la fe sola es el fundamento para el entendimiento Cristocéntrico de las grandes doctrinas de la Biblia.

4.3.- Justificados por una justicia extranjera

Nuevamente Lutero: “El cristiano es justo y santo mediante una santidad foránea o extrínseca (la llamo de ésta manera por el bien de la enseñanza), esto es, justo por la misericordia y gracia de Dios. Por lo tanto, no es formalmente justo; no es justo por sustancia y calidad (uso estas palabras por el bien de la enseñanza). Es justo de acuerdo a su relación con algo; sólo respecto de la gracia divina y del perdón gratuito de los pecados, que vienen a los que reconocen su pecado y creen que Dios es benigno y perdonador por causa de Cristo, el que fue entregado por nuestros pecados (Romanos 4:25) y creído por nosotros” (Ibid, p. 710,711).

La justicia por la cual el creyente es aceptable y agradable a la vida de Dios, no es una cualidad que se encuentra en el corazón del creyente. La justicia que nos justifica jamás se encuentra en santo alguno, se halla solamente en Cristo. Jamás está en la tierra, se encuentra en el cielo, a la diestra de Dios.

Ha quedado claramente establecido que la imputación de la justicia de Cristo, es de naturaleza legal. Es un cambio en la posición legal de pecador, de culpable a absuelto. Esta justificación es un acto externo por parte de Dios cuando su tribunal declara sin culpa al creyente.

De manera similar, la justicia de Cristo: toda su persona, carácter y obra es de naturaleza objetiva, es decir, totalmente fuera de nosotros. En otras palabras, Cristo es la justicia de Dios (Roma. 3:21)

II.- JUSTICIA IMPARTIDA.-

Definición: la justicia impartida son los hechos y obras personales del creyente efectuados por la virtud del Espíritu Santo.

1. Que la “justicia por la fe” (la imputada) le sigue y le acompaña otra justicia, es decir, la justicia impartida (hechos personales del creyente efectuados por la virtud del Espíritu Santo).

2. La “justicia por la fe” nunca está presente sin la renovación, y que las buenas obras siguen como consecuencia de la fe. La justicia de la fe no es, ni en todo ni en parte la santificación que se hace presente con la fe. Ni siquiera es, esa renovación que sigue a la fe. Nunca debemos confundir la justicia de la fe (justicia imputada) con la santificación (justicia impartida). No es la santificación, ni tampoco la incluye.

La santificación proviene del derramamiento del Espíritu Santo en nuestros corazones cuando creímos, cuando nos fue concedida la justificación (Rom. 5:5)..

La justicia impartida no ha sido perfecta en nosotros por nuestra negligencia, porque repelemos o apartamos la obra del Espíritu Santo quien modela nuestro carácter a la semejanza de Cristo (Gál. 5:22); pero aun así necesita de la justicia de Cristo (imputada) para ser aceptable ante Dios.

Lutero llamó a la justicia de la fe (la justicia de Cristo, es decir la imputada) justicia pasiva; porque la obtenemos sin hacer algo por ella (Romanos 3:28), y a la otra justicia (a la justicia que es el resultado de la fe) la llamó la justicia activa (para nosotros impartida) porque es llevada a cabo mediante la impartición y operación del Espíritu Santo (Rom. 5:5; Gál. 5:22,23)

Descargar PDFDescargar PPT

Comparta su experiencia con este tema en los comentarios

Deja tu comentario