Recursos Bíblicos

Lección 2: Resultado del pecado y penalidad del pecado – Estudio de la Justificación por la FE

Antes de que podamos entender qué es realmente el pecado en nuestra experiencia personal, debemos detenernos y analizar lo que sucedió cuando Adán y Eva pecaron al comienzo de la historia de este mundo.

¿Qué hizo Dios en esa emergencia, cuando todos los planes de Dios para la raza humana fueron alterados por las elecciones de sus primeros seres creados?

¿Cuál fue la penalidad por su pecado?

“mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”. Génesis 2:17

  • (A) ___ Ellos sufrirían dolor.
  • (B) ___ Ellos vivirían largas vidas.
  • (C) ___ Muerte inmediata.

Este es un verso intrigante, porque sabemos que Adán y Eva no murieron de inmediato. Dios fue muy claro en que la muerte inmediata sería la pena por su desobediencia.

¿Por qué Adán y Eva no murieron inmediatamente?

“…la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.”. Apocalipsis 13: 8

  • (A) ___ Dios olvidó lo que había dicho.
  • (B) ___ La muerte de Jesús salvó al hombre de la muerte inmediata.
  • (C) ___ Dios cambió de opinión sobre la penalidad del pecado.

Adán y Eva no murieron el día que pecaron porque el Sustituto fue introducido entre la pena de muerte y Adán ese mismo día. Jesucristo tomó el lugar de Adán, y personalmente pagó la pena por el pecado de Adán al morir en la Cruz.

Hay una visión notable de lo que sucedió en el Jardín del Edén en los siguientes comentarios:

“En su caso, ¿por qué no se puso en vigor la pena de muerte inmediatamente? Porque se encontró una manera de rescatarlo. El unigénito Hijo de Dios se ofreció como voluntario para tomar sobre sí mismo el pecado del hombre y para hacer la expiación de la raza caída… El instante en que el hombre acogió bien las tentaciones de Satanás e hizo las mismas cosas que Dios le había dicho que no hiciera, Cristo, el Hijo de Dios, se colocó entre los vivos y los muertos, diciendo: “Caiga el castigo sobre mí. Estaré en el lugar del hombre. El tendrá otra oportunidad”…Tan pronto como hubo pecado, hubo un Salvador…Tan pronto como hubo pecado, hubo un Salvador. Cristo sabía que habría de sufrir, y sin embargo se convirtió en el sustituto del hombre. Tan pronto como pecó Adán, el Hijo de Dios se presentó como el garante de la raza humana, con tanto poder para impedir la condenación pronunciada sobre los culpables como cuando murió en la cruz del Calvario

S.D.A. Bible Commentary, vol. 1, pp.1082-1085

Lo que aprendemos es que la muerte expiatoria de Jesús afectó directamente a Adán y Eva y a toda la raza humana. Jesús pagó la pena por el pecado de Adán, exactamente como se especifica en Génesis 2:17.

Al hacerlo, Jesús le dio a Adán y Eva y al ser humano una nueva oportunidad para que pudieran tomar diferentes decisiones sobre la obediencia y la desobediencia. El sufrimiento y la muerte posterior experimentados por Adán y todos nosotros fue el resultado del pecado, no la penalidad del pecado.

La penalidad fue pagada por Jesucristo. Adán pronto ofreció un sacrificio de cordero, demostrando que entendió que la penalidad de muerte fue pagada. Pero el resultado del pecado (la maldición del pecado) ha sido parte de la existencia humana hasta hoy.

¿Toda muerte implica culpa?

“En este mismo tiempo estaban allí algunos que le contaban acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos. Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”. Lucas 13: 1-5

  • (A) ___ Ellos murieron a causa de sus pecados personales.
  • (B) ___ Ellos murieron porque eran peores que los demás.
  • (C) ___ Ellos murieron porque vivían en un mundo maldito por el pecado.

Aquí vemos que la muerte no fue el resultado directo de sus pecados personales. No eran más culpables que otros. La muerte que murieron no fue la penalidad del pecado, sino el resultado del pecado, que afectó a todos los que vivieron en esta tierra.

¿El sufrimiento significa culpa?

“Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.”. Juan 9: 1-3

  • (A) ___ El hombre era ciego debido a un mundo maldito por el pecado.
  • (B) ___ El hombre era ciego por el pecado de sus padres.
  • (C) ___ El hombre era ciego porque pecó antes de nacer.

Jesús está diciendo que la ceguera no es la penalidad del pecado, sino que es el resultado de la maldición que descansa fuertemente sobre la tierra y la raza humana. Hay una clara distinción entre la penalidad del pecado y el resultado del pecado.

¿Cuándo podemos tener vida eterna?

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.”. Juan 5: 24,25.

  • Tenemos vida eterna cuando ___________ en Jesús.

Tenga en cuenta que tenemos vida eterna cuando creemos, que puede ser hoy. Sin embargo, incluso para aquellos que creen hoy y tienen vida eterna, seguirán muriendo y necesitarán ser resucitados de la muerte en la segunda venida de Cristo.

Aquí tenemos una clara distinción entre la primera muerte, que Jesús llamó sueño, y la segunda muerte, de la cual no hay resurrección. La primera muerte es el resultado de un pecado que impregna esta tierra, mientras que la segunda muerte es la penalidad por el pecado.

Si bien no podemos escapar de los resultados del pecado, podemos escapar de la penalidad por el pecado al creer en Dios. Esto significa que podemos poseer la vida eterna, incluso cuando debemos morir la primera muerte. Por lo tanto, la primera muerte (y todo sufrimiento) no puede ser la penalidad por el pecado.

En pocas palabras, la vida eterna significa que no pasaremos por la segunda muerte, que es la penalidad por el pecado. Para más estudio, lea 1 Juan 5: 12,13.

Conclusión

Esto significa que debemos dividir la idea básica del pecado en dos partes separadas: el mal y la culpa.

El mal incluye todas las cosas que son inherentemente resultado del pecado, que incluye el sufrimiento y la muerte. La culpa incluye la condena y la segunda muerte. Por lo tanto, tenemos dos consecuencias diferentes del pecado de Adán. Tenemos la maldición, los resultados inherentes del pecado, que los seres humanos, los animales y toda la naturaleza experimentan y que conduce a la primera muerte. También tenemos la culpa, que solo los seres humanos experimentan y que conduce a la segunda muerte.

Ahora, note que la expiación de Cristo cubre estas dos consecuencias del pecado, pero de diferentes maneras. La expiación debe tratar con la culpa perdonándola; y con los resultados del mal, la expiación trata de recrear y restaurar lo que hizo la maldición del pecado.

Además, el perdón puede ser nuestro hoy, mientras que la recreación debe esperar hasta el segundo advenimiento. El perdón no es necesario para los resultados del pecado, sino sólo para la culpa del pecado. Por lo tanto, los términos perdón, justificación, justicia, santificación, salvación y evangelio se aplican particularmente a la culpa y al castigo del pecado.

Hay una diferencia fundamental entre el resultado del pecado y la pena del pecado. No somos culpables, condenados o perdidos por haber nacido en un mundo pecaminoso. Sí, sufrimos los muchos resultados del pecado de Adán, incluidos los defectos físicos y la naturaleza caída. Pero este no es el pecado por el cual somos culpables o condenados.

El pecado por el cual nos perderemos para siempre proviene de otra cosa, que será el tema de nuestro próximo estudio. Es por eso que si bien no se aplica culpa a un gato que tortura a una rata hasta la muerte, consideramos que un ser humano es culpable de torturar a alguien.

El gato simplemente sigue sus instintos, su naturaleza caída, sin conocimiento del bien y el mal, mientras que los seres humanos pueden ser declarados culpables debido a una elección consciente de hacer lo que está mal.

Todos los animales y los seres humanos sufren por los resultados del pecado, pero no son condenados automáticamente por esos resultados. La culpa se aplica sólo a la responsabilidad moral por las elecciones realizadas. La culpa requiere conocimiento previo y rebelión intencional.

Todas las lecciones van ser publicadas en nuestro sitio hasta completar las 16 en total.

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario