Recursos Bíblicos

Lección 7: Sin hábitos pecaminosos – Estudio de la Justificación por la FE

El propósito de este curso de 16 lecciones es estudiar los elementos básicos del evangelio directamente de la Biblia. La esperanza es que a través de este estudio, el proceso de salvación será una vez más claro y simple para el sincero estudiante de la Biblia. Debemos saber absolutamente por nosotros mismos lo que la Biblia realmente enseña acerca de la salvación.

Tan importante y reconfortante como es entender que Jesús tomó nuestra naturaleza caída cuando vino a nuestro mundo, hay otro aspecto de la Encarnación que debemos estudiar para comprender adecuadamente cómo vivió mientras tomaba forma humana.

Jesús realmente era diferente de nosotros en muchos aspectos, y debemos entender estas diferencias si queremos tener una imagen equilibrada de la Encarnación. Los errores modernos en el estudio de la Encarnación generalmente han sido el resultado de enfatizar demasiado las diferencias entre nosotros y Cristo, o las similitudes entre Él y nosotros.

¿De dónde vino Cristo?

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”. Isaías 9: 6

  • (A) ___ Jesús comenzó en Belén.
  • (B) ___ Jesús es el Padre Eterno
  • (C) ___ Jesús tuvo un comienzo en algún momento.

Este sorprendente texto nos dice que es apropiado llamar a Jesús el Padre Eterno. Aunque no podemos entender completamente esto, nos dice que Jesús existió por la eternidad, al igual que el Padre. Esta es la diferencia más significativa entre Jesús y los seres humanos.

¿Qué decidió Jesús antes de nacer?

“Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo… Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, Como en el rollo del libro está escrito de mí”. Hebreos 10: 5,7

  • (A) ___ Jesús decidió hacer la voluntad de Dios.
  • (B) ___ Jesús decidió nacer en un cuerpo humano.
  • (C) ___ Jesús decidió quedarse en el cielo.

(Dos respuestas correctas)

Este texto proviene del Salmo 40: 8, que es una profecía de Jesús convirtiéndose en parte de la familia humana. Antes de comenzar su vida en la tierra, eligió ser obediente al Padre.

La decisión que tomamos cuando nos convertimos (o nacemos de nuevo), Jesús la tomó antes de nacer. Por lo tanto, nació bajo el poder y el control del Espíritu Santo. Su voluntad fue dada a Dios desde el nacimiento, mientras que nuestra voluntad se rinde a Dios solo en el nuevo nacimiento.

¿A quién eligió Jesús como su madre?

“Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.”. Lucas 1:31

  • ¿Antes de ser concebido, Jesús sabía quién era su madre.? Verdadero___ o Falso___

El ángel fue enviado para hacerle saber a María que ella sería la madre terrenal de Jesús. Debido a que este hecho sucedió antes de que Jesús fuera concebido en su matriz, es obvio que Jesús fue parte del proceso de planificación celestial que resultó en el nacimiento virginal. ¡Jesús tuvo el notable privilegio de elegir a sus padres terrenales!

¿Quién tomó el lugar de un padre terrenal para Jesús?

“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. Lucas 1:35

  • (A) ___ José era el padre de Jesús.
  • (B) ___ Un ángel era el padre de Jesús.
  • (C) ___ El Espíritu Santo tomó el lugar del padre de Jesús.

Ningún ser humano ha tenido al Espíritu Santo como padre. La verdad del nacimiento virginal es uno de los hechos más sorprendentes de la Escritura, en la que podemos creer, aunque nunca podemos entender.

¿Cuál fue el resultado de esta concepción milagrosa?

“por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”. Lucas 1:35

  • ¿Jesús nació santo? Verdadero___ ó Falso___.

Esta es la diferencia más sorprendente entre Jesús y los seres humanos. Ningún ser humano nace santo, aunque nazcamos inocentes de la culpa. Jesús fue santo desde su primera entrada al mundo, y permaneció santo por el resto de su vida.

¿Alguna vez pecó Jesús?

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”. 2 Corintios 5:21

  • ¿Jesús nunca pecó.? Verdadero ___ ó Falso ___

Como sabemos que “todos pecaron” (Romanos 3:23), esta es otra diferencia obvia entre Jesús y los seres humanos. Desde el nacimiento hasta la muerte, Jesús nunca cedió a las tentaciones de Satanás ni a los impulsos de su naturaleza caída.

Conclusión

Aunque nunca podemos explicar completamente cómo funciona la Encarnación, podemos determinar algunos hechos básicos. El nacimiento de Jesús fue claramente diferente de todos los demás nacimientos en este mundo.

Cumpliendo los propósitos de este estudio, encontramos que quizás la diferencia más significativa entre Jesús y nosotros fue que Él eligió la obediencia a Dios antes de nacer, y por lo tanto nació bajo el poder y el control del Espíritu Santo.

Para nosotros, todo esto no puede suceder hasta que seamos convertidos y decidamos entregar nuestras vidas a Dios. El resultado práctico de esta diferencia fue que Cristo de niño no desarrolló esos hábitos pecaminosos que todos desarrollamos de niños.

Su carácter no se inclinó hacia la desobediencia y la rebelión de los hábitos pecaminosos desarrollados a una edad muy temprana. Aunque su naturaleza era la misma que nuestra naturaleza, con el mismo potencial de desobediencia que existe en nuestra naturaleza, su carácter era puro y santo desde el nacimiento.

Y tan pronto como pudo elegir por sí mismo, siempre tomó la decisión de mantener su carácter entregado a Dios. ¿Todo esto le da a Jesús una ventaja injusta sobre nosotros? Realmente no.

Puedo tener el mismo poder y control que el Espíritu Santo y la misma victoria sobre el pecado cuando elijo entregar mi vida a Dios. Puedo tener la conexión de Jesús con Dios y su carácter a través del nuevo proceso de nacimiento. Esto es todo lo que Dios me pide.

Dios no me pide que viva una vida sin pecado, desde el nacimiento hasta la muerte, como se le exigió a Jesús. Lo que Dios pide es que crea en Jesús, que nazca de nuevo del Espíritu Santo y que haga de Jesús el Señor de mi vida y de todo lo que hago.

Sin embargo, si Jesús no heredó la misma naturaleza que yo, eso le da a Jesús una ventaja injusta sobre mí. No importa qué elecciones haga, no puedo cambiar mi naturaleza caída. No importa cuánto me someta a Dios, no puedo tener la naturaleza sin pecado que tenía Adán.

Si la perfecta obediencia de Jesús se basaba en el hecho de que Él tenía una naturaleza inquebrantable, entonces tenía una ventaja que yo nunca podría tener. Si la obediencia perfecta está restringida a aquellos de naturaleza no caída, entonces nunca puedo mostrar obediencia perfecta.

Uno de los principales argumentos de Satanás fue que la ley de Dios era injusta para los seres humanos caídos, porque nunca podrían obedecerla. La única manera para que Jesús refutara esta mentira de Satanás era tomar la naturaleza caída y obedecer la ley de Dios en esa naturaleza.

Como resultado de nuestro estudio hasta ahora, podemos concluir que si la obediencia de Jesús a Dios se basó en el control de su vida por el Espíritu Santo, entonces yo también puedo elegir tener el mismo control y poder en mi vida y puedo vivir una vida de obediencia total a Dios. ¡Puedo tener la misma “ventaja” que tenía Jesús!

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Otros recursos interesantes