Recursos Bíblicos

Lección 13: ¿Es realmente posible la perfección? – Estudio de la Justificación por la FE

Lección 13: ¿Es realmente posible la perfección?

Perfección es una palabra problemática. ¿Qué significa realmente esa palabra? ¿Que no significa? Algunos creen que es espiritualmente dañino enfatizar el tema de la perfección. Pero quizás parte del problema radica en no definir cuidadosamente los términos que usamos.

Echemos un vistazo de cerca a este tema tan evitado para ver si da tanto miedo como parece. La perfección tiene cuatro significados diferentes, que pueden ser parte de la razón por la que se malinterpreta.

¿Cómo se describe a Dios?

“Porque yo Jehová no cambio”. Malaquías 3: 6

  • Dios cambia periódicamente. Cierto ___ o Falso ___

Solo Dios puede ser descrito de esta manera. Solo Dios nunca necesita cambiar o ajustar su pensamiento o acciones basadas en nueva información.

Como Dios sabe todas las cosas, pasadas, presentes y futuras, no hay posibilidad de que se sorprenda con nueva información.

Ningún ser creado, incluidos los ángeles, puede describirse de esta manera, ya que todos están sujetos a nueva información que cambiará sus ideas y acciones. La falta de información siempre lleva a conclusiones inexactas y quizás erróneas.

¿Cómo se describe a Jesús?

“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.”. Hebreos 13: 8

  • Jesús cambia periódicamente. Cierto ___ o Falso ___

Dado que Jesús se describe de la misma manera que Dios, está claro que Él comparte este atributo único de Dios. Esto es PERFECCIÓN ABSOLUTA. Esto significa que nunca se cometerá un error o un juicio erróneo basado en información defectuosa.

A veces se dice que los seres humanos nunca pueden ser absolutamente perfectos. Esto es correcto, porque la perfección absoluta describe solo a Dios. No hay otra perfección absoluta. Por lo tanto, la perfección absoluta nunca será posible para los seres creados, ni para los seres humanos ni para los ángeles.

“La perfección angélica falló en el cielo; la perfección humana falló en el Edén…”

(La Verdad acerca de los Angeles, p. 210.1)

¿Cómo se creó el hombre?

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”. Génesis 1: 27,31

  • (A) ___ El hombre fue creado imperfecto.
  • (B) ___ El hombre necesitaba mucho desarrollo.
  • (C) ___ El hombre fue creado a imagen de Dios, muy bueno.

Dios creó a Adán y Eva en la perfección completa posible para los seres finitos. Hizo a la humanidad a su propia imagen, lo más cerca posible de Dios a los seres creados.

Esta es la PERFECCIÓN DE LA NATURALEZA. La naturaleza misma del hombre estaba en completa armonía con Dios y el resto de la creación. Su mente y cuerpo funcionaban perfectamente juntos. No tuvo que luchar con sentimientos y emociones discordantes.

Sus impulsos y tendencias estaban en equilibrio y en completo acuerdo con las leyes de Dios. ¡Todo funcionó correctamente!

¿Qué nos pasará en la resurrección?

“Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.”. 1 Corintios 15: 42,52,53

  • (A) ___ Recibimos la inmortalidad en la resurrección.
  • (B) ___ Recibimos la inmortalidad en un momento.
  • (C) ___ Recibimos la inmortalidad cuando morimos.

Dos respuestas correctas

Nuestra naturaleza humana corruptible y pecaminosa será cambiada por Dios en la segunda venida de Cristo a una naturaleza humana incorruptible perfecta.

Después de ese tiempo no habrá más estímulos pecaminosos de nuestra naturaleza. Así, la perfección de la naturaleza, que implica eliminar la tentación desde adentro, ocurrirá solo en la segunda venida de Cristo. No podemos experimentar la perfección de la naturaleza antes de eso.

¿Cuánto de nuestro corazón pide Dios?

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.”. Mateo 22:37

  • Dios pide todo nuestro corazón y mente. Cierto ___ o Falso ___

En el momento de la conversión, cuando entregamos nuestras vidas por completo a Cristo, somos considerados perfectos en Cristo. Lo único que Dios nos pide en el proceso de conversión es darle todo nuestro corazón.

No aceptará un corazón dividido, en el que amamos a Dios y al mundo por igual. La única condición que debemos alcanzar para ser salvos es una entrega total y completa de toda nuestra vida a Dios. No aceptará nada menos.

Aunque recién estamos comenzando nuestra caminata con Cristo, Él acepta nuestra RENDICIÓN DE CARÁCTER y se nos considera perfectos en Cristo.

¿Cómo revela una planta este proceso?

“Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga;”. San Marcos 4:28

  • La hierba es tan necesaria como la fruta madura. Cierto ___ o Falso ___

Aunque una planta es muy inmadura cuando la primera hoja verde aparece sobre el suelo, no es menos importante que la planta completamente desarrollada. Sin este primer crecimiento, no será posible la cosecha.

La pequeña planta es perfecta, porque es todo lo que se puede esperar de ella. En cada etapa de crecimiento, la planta puede ser perfecta, a medida que crece hasta la madurez. Del mismo modo, cuando nuestro carácter está totalmente entregado a Dios, es una sumisión perfecta en ese momento, con el conocimiento disponible hasta entonces.

Estamos totalmente entregados en la medida en que nos comprendamos a nosotros mismos y la voluntad de Dios para nosotros. Dios aceptará la entrega total de todo lo que sabemos sobre nosotros en ese momento.

Por lo tanto, nuestra rendición de carácter es perfecta, porque Dios la cuenta como perfecta. Por cierto, este es el único requisito para la salvación, ahora o en el futuro. Dios no exige sabiduría o educación o años de vida, como se ilustra en la historia del ladrón en la cruz.

¿Cuál es el plan de Dios para nosotros?

“Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;”. Efesios 4:13

  • (A) ___ A Dios no le importa si crecemos o no.
  • (B) ___ Dios espera que crezcamos hacia la madurez.
  • (C) ___ Nunca podemos llegar a ser perfectamente maduros.

Aunque Dios es muy amable al darnos tiempo para aprender y desarrollarnos, y nos dice que seamos perfectos durante ese tiempo, quiere que crezcamos hasta la plena madurez.

Incluso dice que quiere que alcancemos la estatura de la plenitud de Cristo. El evangelio es un tremendo poder que Dios está dispuesto a compartir con nosotros, para llevarnos a alturas que nunca podríamos imaginar.

La madurez del carácter es simplemente la maduración de la cosecha en la vida individual. Estamos madurando en Cristo cuando ya no elegimos pecar contra Dios. Si Jesús vive dentro de nosotros a través del proceso de justificación y santificación, entonces cuando controla nuestras vidas, no pecamos porque Cristo no peca.

¿Qué puede lograr Dios en nosotros?

“Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios.”. 1 Juan 3: 9

  • (A) ___ El plan de Dios es que no pequemos.
  • (B) ___ Dios sabe que algo de pecado es inevitable.
  • (C) ___ El nuevo nacimiento nos permite dejar de pecar.

Dos respuestas correctas

Este concepto puede expresarse de manera simple pero clara. Cristo adentro — pecado afuera. Pecado adentro — Cristo afuera.

No podemos tener a Cristo y al pecado reinando en el trono de la vida al mismo tiempo. Cristo no aceptará un corazón dividido, ¿recuerdas? En un carácter maduro, Cristo tiene el control completo y, por lo tanto, no hay forma de tomar decisiones rebeldes.

Elegimos no rebelarnos contra Dios en pensamiento, palabra o acción. Es importante tener en cuenta que nos estamos centrando en lo que Dios puede hacer, no en lo que yo no puedo hacer.

Al definir la perfección, encontramos que las dos definiciones importantes para nuestro estudio son aquellas categorías sobre las cuales tenemos cierto control. Si creemos que el pecado es por elección, también creemos que la obediencia también es por elección.

Podemos elegir rendirnos, y podemos elegir crecer hasta la madurez. Debido a que Cristo proporciona el poder de la victoria, un carácter perfectamente maduro, como el de Cristo, es realmente posible para todos los cristianos sumisos.

El nuevo nacimiento trae perfección en Cristo, y eso siempre es suficiente para la salvación. Somos salvos con la condición de sumisión completa. El problema es que hemos detenido esta sumisión a Cristo.

El poder de Cristo no cambia, pero nuestra rendición a Cristo no es constante. Son interrupciones que pueden y deben cesar, ya que debemos dejar que Cristo nos controle por completo en todo momento.

Por naturaleza, siempre mereceremos el título de pecadores hasta que Cristo venga (ya que hemos pecado). Pero podemos decidir no hacer ninguna elección en contra de la voluntad de Dios (a partir de hoy).

De hecho, realmente podemos tener un carácter sin pecado en una naturaleza pecaminosa. Si Cristo venció los gritos de su naturaleza caída por el control del Espíritu Santo, entonces también podemos vencer, porque el mismo poder está disponible para nosotros.

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario