Recursos Bíblicos

Lección 12: Santificación experimentada – Estudio de la Justificación por la FE

Lección 12: Santificación experimentada

Lo que estudiamos en la lección 11 sobre la santificación puede no ser muy familiar para nuestras mentes. Pero en esta lección, examinaremos el segundo aspecto de la santificación que mejor conocemos. La mayoría de las veces pensamos en la santificación como el proceso de crecimiento en el que caminamos con Cristo diariamente después de haber sido convertidos. Estudiaremos exactamente este aspecto que nos es tan familiar.

¿Cuál es la voluntad de Dios para nosotros?

“Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más… pues la voluntad de Dios es vuestra santificación.”. 1 Tesalonicenses 4: 1,3

  • (A) ___ La santificación es una experiencia única.
  • (B) ___ La santificación es una experiencia creciente.
  • (C) ___ Pablo no estaba interesado en la santificación.

Pablo estaba profundamente preocupado de que los miembros de la iglesia que había establecido no solo permanecerían en la etapa inicial del cristianismo, sino que crecerían y desarrollarían un fuerte carácter cristiano.

Este es el aspecto de la caminata diaria de la santificación. La santificación es una experiencia creciente, en la que entendemos cada vez más la voluntad de Dios, y nuestro carácter crece en consecuencia.

¿Cómo crecemos?

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”. 2 Corintios 3:18

  • (A) ___ Crecemos esforzándonos más.
  • (B) ___ El cambio es muy difícil.
  • (C) ___ Nos volvemos como Jesús al contemplarlo.

A medida que pasamos tiempo con Dios, vemos más y más de Su gloria y nos volvemos más y más como Él en su carácter. Nuestra vida refleja su santidad más a medida que pasamos más tiempo en su presencia.

La santificación no es esforzarse más y más para ser justo. Es pasar tiempo de calidad con Jesús a través del estudio de la Biblia, la oración y la meditación cuidadosa, para permitir que Jesús nos transforme a su semejanza.

La santificación permite que el Espíritu Santo continúe tomando el control completo de nuestras vidas y elecciones, para que pueda realizar el milagro de la vida santa en nosotros todos los días.

Donde antes nuestra voluntad egocéntrica tomaba decisiones egoístas y pecaminosas, ahora nuestra voluntad toma decisiones desinteresadas y obedientes.

“En cualquier etapa del desarrollo, nuestra vida puede ser perfecta; sin embargo, si se cumple el propósito de Dios para con nosotros, habrá un progreso constante.”.

(La Educación, 101)

“La santificación es un estado de santidad, tanto adentro como afuera; es pertenecer a Dios en forma consagrada y sin reserva, no como mero formalismo, sino en verdad.”. (Nuestra Elevada Vocacion, p. 216)

Es importante tener en cuenta que no crecemos hacia la santificación, crecemos en la santificación. Desde ese estado santificado en el que Dios nos coloca en la conversión, continuamente avanzamos hacia la madurez. Mientras no permitamos que el pecado nos separe de Dios, continuaremos creciendo en santidad.

¿Cuál fue la experiencia diaria de Pablo?

“Os aseguro, hermanos, por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo, que cada día muero”. 1 Corintios 15:31

La santificación de Pablo es un conflicto constante con el yo. Dijo: “Cada día muero”. 1 Corintios 15:31. Su voluntad y sus deseos entraban en conflicto diario con la voluntad de Dios. En lugar de seguir su propia inclinación, hacía la voluntad de Dios aunque no fuera agradable y crucificara su naturaleza. 

Testimonios para la Iglesia, Tomo 4, p. 294

La naturaleza caída no desaparece en la conversión. Y la experiencia de la santificación es exactamente llevar esa naturaleza, con sus deseos e inclinaciones egoístas, a la muerte todos los días.

Puede ser importante recordar que los deseos e inclinaciones naturales son tentaciones, no pecados, aunque permanezcan con nosotros desde el nacimiento hasta la muerte.

En resumen, ser salvo significa morir diariamente por nuestros deseos e inclinaciones naturales. Entonces tendremos la garantía de salvación, incluso si la teología de todo esto no se comprende completamente.

Todos los días nuestra naturaleza egoísta debe ser crucificada en un nuevo compromiso con el Señor. La desobediencia y los actos egoístas nunca son parte de la santificación, y deben ser rechazados diariamente para mantener la experiencia de la santificación.

¿Cómo podemos vivir la vida santificada?

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”. Gálatas 2:20

  • (A) ___ La santificación es Cristo viviendo en mí.
  • (B) ___ La santificación es la crucifixión de la vieja naturaleza.
  • (C) ___ La santificación es la mitad de mi trabajo y la mitad del trabajo de Cristo.

Dos respuestas correctas

Es absolutamente crítico que comprendamos que la santificación no está hecha de nuestras buenas obras o parcialmente de nuestras buenas obras combinadas con la gracia de Dios. La santificación es la obra de Dios de principio a fin.

Es su gracia, su poder, su justicia, todo transmitido al discípulo dispuesto. Nuestra parte es poner nuestra voluntad del lado de Dios y hacer todo lo que coopere y permita que Su gracia continúe fluyendo a través de nosotros.

¿Cuál es el secreto del éxito?

“A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,”. Colosenses 1:27

  • Cristo morando en nosotros es nuestra única esperanza de éxito. Verdadero ___ o Falso ___

La única forma de experimentar la verdadera santificación es pedirle a Cristo que viva dentro de nosotros a través del Espíritu Santo todos los días de nuestras vidas.

Esto se llama un misterio porque muy pocas personas en el mundo, incluso entre cristianos, que experimentan esta riqueza diariamente. No podemos explicar cómo funciona, pero podemos experimentar lo que significa, y marcará la diferencia entre la victoria y la derrota en nuestras vidas.

Conclusión

Así como hay dos partes en la justificación: somos declarados perdonados y transformados, hay dos partes en la santificación: somos declarados santos y crecemos en santidad.

La primera parte es declaración; la segunda parte es experiencia. Es incorrecto decir que la justificación es la parte más importante de la salvación porque es cuando Dios me declara justo, mientras que la santificación es secundaria, porque eso ahora depende de mí.

En la justificación, nuestra parte es creer en Dios, elegir servirle, entregar todo bajo su control y confesar nuestros pecados. Es parte de Dios perdonarnos, considerarnos justos, purificarnos de las prendas sucias que hemos acumulado a lo largo de los años y crear una nueva persona con los diferentes valores y deseos que tenía el “viejo hombre”.

En la santificación, nuestra parte es elegir obedecer los mandamientos de Dios, entregarle diariamente nuestra naturaleza caída y debilitada, y lograr, hacer lo mismo que Dios hace posible que hagamos en nuestras vidas.

Es parte de Dios considerarnos santos, morar constantemente dentro de nosotros, potenciar nuestra voluntad para lograr lo que decidimos, elegir y darnos la capacidad y la fuerza para obedecerle en todas las áreas donde requiere obediencia.

Lo que Dios ordena, siempre lo habilita. En resumen, la santificación es solo por fe, de la misma manera que la justificación, no por fe más obras. Se ha vuelto bastante popular decir que la santificación es un fruto del evangelio.

En otras palabras, que fuimos salvos solo por justificación, y la santificación es el fruto o el resultado de haber sido salvados. Una vez que nuestra salvación se logró “primero”, entonces el proceso de santificación continúa por el resto de nuestras vidas.

Sin embargo, esta creencia no está de acuerdo con 2 Tesalonicenses 2:13: “que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,”. Aquí ni siquiera se mencionó acerca de ser salvado por justificación. La santificación y la fe son los dos requisitos previos para la salvación. Somos salvos a través de la santificación.

Qué trágico es que la muerte expiatoria de Cristo y la obra del Espíritu Santo se hayan dividido, de modo que (como algunos afirman) somos justificados por la obra de Cristo y santificados por la obra del Espíritu Santo. La justificación de ninguna manera es más esencial que la santificación.

La santificación es una parte vital del proceso de salvación. Es un factor que causa la salvación, no solo el resultado de la salvación. Si fuera (como algunos afirman) que la santificación es solo un fruto del evangelio, entonces no sería esencial para la salvación.

Algunos dicen que la santificación es es bueno tenerla, y llegará con el tiempo, pero no es necesario para que seamos salvos. En pocas palabras, algunos creen que la justificación salva, pero la santificación no.

Pero si la santificación es parte del proceso de salvación y no un fruto del proceso de salvación, la santidad es esencial para la salvación y una relación salvadora con Dios. Morir diariamente para ti no es un fruto esperado de salvación; es una parte necesaria de la salvación.

No solo viene más tarde. Sin santidad, no veremos a Dios. La santificación debe ser declarada santa y ser verdaderamente santa (experimentar). Si no estamos viviendo una vida santificada, no somos salvos.

Si pensamos que la santificación es solo un fruto de la salvación, es lo mismo que decir que es solo un accesorio. Podemos ser salvados sin tener este accesorio, sin experimentar plenamente la santificación.

Pero la palabra de Dios nos dice que la santificación es una parte necesaria del proceso de salvación. La justificación y la santificación están unidas en este proceso. Separarlos y hacerlos una parte más importante es violar el evangelio de Cristo.

El falso evangelio de que la santificación viene después de la justificación lleva a las personas a concluir que algo de pecado es normal, permitido en la experiencia de aquellos que han sido salvos. Pero la Biblia enseña que el pecado nos separa de Dios (Isaías 59: 2).

Cuando se aprecia el pecado, Satanás toma el control del corazón y el Espíritu de Dios es expulsado. ¿Cómo podríamos realmente pensar que estamos en condiciones de ser salvos mientras pecamos?

El autoengaño y la racionalización son componentes principales de los intentos de Satanás de engañarnos en una falsa sensación de seguridad. Solo cuando nuestros pecados son confesados ​​podemos ser aceptados por Dios.

Algunos sienten que esta es una comprensión muy desalentadora del evangelio, ya que nos encontramos en pecado muy a menudo. Estudiaremos esto con más detalle en las lecciones finales de este estudio. Recomendaría la siguiente sugerencia práctica sobre nuestra participación personal en este proceso de justificación-santificación.

“Queda de su parte ceder su voluntad a la voluntad de Jesucristo; y mientras lo haga, Dios tomará posesión inmediatamente de usted y obrará en su vida el querer y el hacer por su santa voluntad. Su naturaleza entera será puesta bajo el dominio del Espíritu de Cristo, y hasta sus pensamientos estarán sujetos a él. Usted no puede controlar sus impulsos, sus emociones, como quisiera; pero puede ejercer dominio sobre la voluntad, y puede lograr cambiar enteramente su vida. Al entregar su voluntad a Cristo, su vida estará escondida juntamente con Cristo en Dios y vinculada al poder que está sobre todos los principados y potestades.”

Testimonios para la Iglesia, Tomo 5, p. 484.4

Aunque las distinciones teológicas puedan parecer difíciles de entender, podemos hacer lo siguiente: podemos ceder ante Jesús, podemos permitirle que tome posesión de nuestras vidas, podemos permitirle que haga su buen trabajo en nosotros.

Solo entonces tendremos poder sobre nuestra naturaleza caída y sobre Satanás. Si solo entregamos la voluntad diariamente a Jesús, tendremos un poder más allá de toda explicación, y no tendremos que confiar en un falso evangelio para darnos falsas garantías de salvación. El camino de Dios siempre es mejor que el del ser humano.

Que el evangelio de Abraham, Jesús y Pablo sea nuestro evangelio hoy. Amén.

Somos apartados para la santidad y Dios nos ve como poseedores del carácter santo de Jesucristo. De esta manera, podemos tener total garantía de salvación. Cuando el corazón se rinde y lleva el manto de la justicia de Cristo, tenemos perfecta paz y seguridad a medida que continuamos creciendo en Cristo.

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario
Lección Escuela Sabática - 4to Trimestre 2020 - PDF "LA EDUCACIÓN"