Recursos Bíblicos

Lección 15: La última generación – Estudio de la Justificación por la FE

La evidencia en el mundo que nos rodea nos dice que estamos viviendo en un tiempo descrito en la Biblia como el tiempo del fin. Nuestro mundo avanza rápidamente hacia el punto final, el clímax, y Dios pronto tomará las riendas en sus propias manos.

Si estamos vivos cuando sucedan estos eventos, es importante saber cuáles serán las características de esta última generación y, lo más importante, cómo estar del lado de Dios cuando el mundo como lo conocemos hoy llegue a su fin.

¿Qué pasa antes de que venga Jesús?

“El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.” Apocalipsis 22: 11,12

  • (A) ___ La gente podrá cambiar de bando hasta la segunda venida.
  • (B) ___ La lealtad se debe elegir antes de la segunda venida.

Este texto nos dice que aquellos que son malos seguirán siéndolo, y aquellos que son justos seguirán siéndolo cuando llegue ese momento específico. Poco después de que eso suceda, Jesús vendrá “pronto”.

Llamamos a este evento el fin de la gracia, o el cierre de la puerta de la gracia, porque termina el tiempo en que los seres humanos pueden cambiar la lealtad de un lado al otro.

El tiempo de prueba, el tiempo de tomar decisiones eternas, ha terminado. No nos dice cuánto tiempo pasará desde el final del tiempo de gracia hasta la segunda venida, excepto por la palabra “pronto”. No será un período largo, pero será un período importante.

¿Cómo describió Daniel ese momento?

“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro.”. Daniel 12: 1

  • (A) ___ Cuando Miguel se levante, habrá un tiempo difícil.
  • (B) ___ Cuando Miguel se levante, tendremos un milenio de paz.

El capítulo 11 de Daniel describe eventos en la historia del mundo desde los días de Daniel hasta el fin de la historia de la tierra. Después de que ocurran estos eventos mundiales, Miguel (otro nombre de Cristo) se levanta para comenzar una nueva fase del plan de Dios para la Tierra y la raza humana.

Cuando hace esto, comienza una terrible época de problemas. Una vez más, no nos dice cuánto durará este tiempo de angustia, pero como “en aquel tiempo” el pueblo de Dios será libertado, podemos estar seguros de que no pasará mucho tiempo.

¿Qué más sucede durante este período?

“Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo hasta que se hubiesen cumplido las siete plagas de los siete ángeles.”. Apocalipsis 15: 8

  • (A) ___ Las siete plagas cayeron sobre Egipto en el tiempo de Moisés.
  • (B) ___ Las siete plagas aún están por caer sobre la tierra.

El tiempo de angustia descrito por Daniel será como ningún otro tiempo en la historia de la Tierra. Porque esta tierra nunca ha sufrido desastres como las plagas descritas en Apocalipsis 16. Solo con la mano protectora de Dios su pueblo podrá sobrevivir a lo que viene sobre esta tierra.

¿Cómo se relaciona esto con el final del tiempo de gracia?

“Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto.”. Apocalipsis 8: 3-5

  • (A) ___ El incienso y las oraciones continuarán indefinidamente.
  • (B) ___ El incienso y las oraciones terminarán en algún momento.

Estos versículos describen la obra de los ángeles al llevar nuestras oraciones de perdón a la atención de Dios. Aquí aprendemos que, en un momento dado, no habrá más oraciones e incienso ofrecido en el altar de oro, porque el incensario se lanzará hacia la tierra, lo que causará muchos problemas.

Este período corresponde al final del tiempo de gracia o al final de la gracia, y al período de las siete plagas. Justo antes de que Jesús regrese, habrá un momento en el que no habrá más oraciones de perdón aceptadas por Dios, y no habrá más cambios de lealtad de un lado a otro.

Todas las decisiones se habrán tomado y serán definitivas. Este es sin duda el momento más grave que se haya conocido en toda la historia de la Tierra.

¿En qué período de tiempo estamos ahora?

“Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.”. Apocalipsis 7: 1

  • (A) ___ Los ángeles están frenando las fuerzas de destrucción.
  • (B) ___ Los ángeles han desatado los vientos de destrucción.

Estamos en el período justo antes del límite de tiempo en el que surgirán problemas en la tierra. Los ángeles de Dios han sido comisionados para contener los vientos de destrucción con un propósito específico.

¿Cuál es ese propósito?

“Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios. Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.”. Apocalipsis 7: 2-4

  • (A) ___ La tierra no sufrirá daño hasta que el pueblo de Dios sea sellado.
  • (B) ___ No sabemos lo que Dios está esperando.

Este puede ser el texto más importante de todas nuestras lecciones. Dios dice que no permitirá que los vientos de destrucción soplen sobre la tierra hasta que haya sellado a su pueblo.

Esto significa que ahora tenemos la respuesta sobre lo que está retrasando los eventos finales de la historia de esta tierra. Dios no está esperando que se acumule más daño. No está esperando que se reconstruya un templo en Israel. No espera los pronunciamientos del Papa en Roma.

Está esperando un pueblo especial, un pueblo al que pueda sellar como suyo. Cuando Él encuentre y selle a esta última generación, el final culminante de la historia de este mundo seguirá rápidamente.

(Por cierto, no se desvíe del tema con preguntas interesantes pero no esenciales, como, ¿144.000 es un número literal o simbólico? O, ¿cómo pueden haber 12.000 de cada tribu?)

¿Cómo describe Dios a este grupo?

“Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.”. Apocalipsis 14: 1

  • (A) ___ Dios quiere que Su nombre esté escrito en hebreo.
  • (B) ___ Dios quiere que Su nombre esté escrito en la frente de las personas.

Ahora sabemos qué es el sello de Dios. Es Su nombre, que significa Su carácter, escrito permanentemente en la mente de Su pueblo. Le pertenecen enteramente a Él y la decisión es definitiva. Decidieron ser justos y santos para siempre. Renunciaron a la rebelión. Todo pecado se ha ido para siempre de sus vidas.

¿Cuál es su experiencia espiritual?

“y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios.”. Apocalipsis 14: 5

  • (A) ___ Han vencido la mayoría de sus pecados.
  • (B) ___ Son impecables ante Dios.

Esta es una descripción increíble, casi imposible, de un grupo de seres humanos, anteriormente pecadores como todos nosotros.

Si tenemos alguna duda sobre lo que significa “sin mancha”, 1 Pedro 1:19 y Hebreos 9:14 usan esa misma expresión para referirse a Jesucristo. Simplemente no hay pecado en sus vidas.

Realmente están viviendo vidas sin pecado en una naturaleza pecaminosa, algo que Satanás dijo que no podía ser. Perfección de carácter en una naturaleza imperfecta y caída.

Esto no sucederá porque Dios oprima un botón mágico en sus cerebros o porque Él les quita la naturaleza caída de esta gente para facilitar la obediencia, sino porque permitieron que el Espíritu Santo controlara sus vidas tan completamente que comienzan a vivir el mismo tipo de vida que Cristo vivió en la tierra.

Conclusión

Estudiamos que la Biblia enseña que hay un final para el tiempo de la gracia perdonadora, y que Dios demostrará algo especial después del final de ese tiempo: la madurez total de carácter, que significa vivir sin ceder a los deseos pecaminosos, por Su poder y Su gracia.

Si el ministerio sacerdotal del perdón llega a su fin con el fin del tiempo de gracia, significa que no habrá más perdón de pecados. Si el ministerio de perdonar pecados va a cesar, entonces parece imperativo que no haya pecado de parte de aquellos que están sellados a Dios.

Si tomamos en serio las advertencias bíblicas para vencer el pecado, la realidad del fin del tiempo de gracia y el desafío de los 144.000, entonces también debemos tomar en serio la verdad de vivir sin pecado. Este puede ser un pensamiento abrumador, con mucho espacio para el pesimismo y el desánimo.

Y es en este punto aquí donde debemos revisar las lecciones anteriores que hemos estudiado.

Primero, dependemos de las promesas y el poder de Dios, no de nuestras propias habilidades. Y si Él puede crear el mundo en seis días y resucitar a Lázaro de entre los muertos, entonces Él también puede realizar milagros en nuestras vidas.

En segundo lugar, porque el perdón ha terminado, no significa el final de la gracia del poder habilitador de Jesús que habita dentro de Su pueblo en la tierra. De hecho, lo necesitaremos más cerca que nunca. Cristo habitando dentro – constantemente – será nuestra única esperanza de éxito.

En tercer lugar, vivir sin pecado es la meta, el resultado final. Pero nuestro enfoque debe permanecer en la justificación y la santificación, porque este es el método para lograr la impecabilidad. Jesús perdona nuestros pecados. Viene a nuestras vidas con poder y victoria. A medida que nos enfocamos en la justificación y la santificación, el resultado final u objetivo vendrá naturalmente. Será el resultado natural de dejar que Dios haga Su obra completa en nuestros corazones.

Como un atleta que corre en una carrera a pie se enfoca en las próximas yardas mientras recuerda la cinta que está al final de la carrera, así el cristiano se enfoca en su relación con Cristo hoy mientras recuerda que hay una meta al final de la carrera.

Si Dios realmente está esperando a un grupo especial de personas antes de comenzar los eventos finales en la historia de la Tierra, ¿no deberíamos dedicar todo nuestro tiempo y energía a aprender a ser parte de ese grupo especial?

Ésta debe ser nuestra prioridad número uno, con todos los demás temas interesantes en un lejano segundo lugar en nuestras vidas. Esforcémonos con todo nuestro corazón por ser parte de los 144.000 de Dios.

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario