Recursos Bíblicos

Lección 10: La experiencia de la Justificación – Estudio de la Justificación por la FE

Lección 10: La experiencia de la Justificación

Así como con todos los aspectos cruciales de la salvación, Satanás proporcionó una falsa justificación, una falsificación, donde se promete la salvación pero no se entrega. 

Así como hubo evangelios falsos disfrazados como verdaderos en los días de Pablo, hoy tenemos evangelios falsos que prometen lo que no pueden cumplir. 

Y multitudes de cristianos sinceros han comprado la versión de Satanás, porque se ve muy bien. ¿Cual es esta falsificación popular de la verdadera justificación? Básicamente, es limitar la justificación a solo la lección anterior (9) que ya hemos visto juntos. Es restringir y limitar la justificación al hecho de que Dios nos declara justos. 

En otras palabras, está presentando el evangelio a la mitad. Muchos cristianos creen que la justificación se limita a perdonar, olvidar los pecados cometidos y declarar a alguien justo. En esta lección, veremos que hay otro aspecto vital de la justificación. Sin esta dimensión, la justificación es superficial e insatisfactoria. 

¿Cuál es el segundo aspecto de la justificación? 

“nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna.”. Tito 3: 5-7 

  • (A) ___ La justificación implica ser regenerado.
  • (B) ___ La justificación implica ser renovado. 
  • (C) ___ La justificación es solo ser declarado justo. 

Dos respuestas correctas

Mire cuidadosamente cómo Dios nos salva. El lavamiento de la regeneración no se refiere a las aguas del bautismo, sino al lavamiento del corazón. Esta es una experiencia del corazón, una transformación completa. Sucede en la mente. 

Cambia mis valores y mis actitudes. El Espíritu Santo renueva mi mente. Ya no estoy centrado en mí mismo; ahora estoy centrado en Cristo y en los demás. Ahora tengo la mente de Cristo. Cuando este lavamiento de la regeneración ha sido llevado a cabo por Cristo y el Espíritu Santo, entonces estoy justificado y salvo.

Date cuenta, hay más en la justificación que ser perdonado por pecados pasados. Es la justificación experimentada en la vida interior. Es crucial que comprendamos que la justificación viene después de que ha habido regeneración y renovación. 

¿Cómo describió Jesús la salvación? 

“Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.”. Juan 3: 3 

  • El nuevo nacimiento ocurre después de que somos salvos. Verdadero ___ ó Falso ___

Jesús no usó la palabra justificación tan a menudo como Pablo para describir la salvación, pero Jesús fue muy claro acerca de cómo somos salvos. 

Dijo que el nuevo nacimiento es un prerrequisito esencial para la salvación. En su expresión más básica, la justificación experimentada es el nuevo nacimiento. El nuevo nacimiento no sigue a la justificación; es la justificación. 

¿Qué significa estar “en Cristo”? 

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”. 2 Corintios 5:17 

  • (A) ___ Estar en Cristo es ser declarado nuevo. 
  • (B) ___ Estar en Cristo es ser declarado nuevo y ser hecho nuevo. 
  • (C) ___ Estar en Cristo es querer ser nuevo. 

Estar en Cristo es estar en salvación o ser salvo. Quien está “en Cristo” es una nueva criatura, una nueva persona. Dios crea una nueva persona con nuevas motivaciones y deseos. Jesús compara este proceso con nacer de nuevo. 

¿Qué debería pasarle al “viejo hombre”?

“sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”. Romanos 6: 6,7,11 

  • (A) ___ Cuando nuestro viejo hombre es crucificado, no pecamos tanto. 
  • (B) ___ El viejo hombre es apenas contado como muerto.
  • (C) ___ El viejo hombre y el pecado mueren juntos.

El viejo hombre es realmente nuestro viejo estilo de vida, en el cual el egoísmo y el amor propio gobiernan la vida. Este viejo hombre debe morir y ser reemplazado por la nueva criatura producida por Cristo y el Espíritu Santo en el nuevo nacimiento. 

Tenga en cuenta que considerarnos muertos es lo mismo que estar verdaderamente crucificado. Ser declarado muerto es estar realmente muerto. Y cuando el viejo hombre está muerto, el pecado también está muerto juntos. 

Así como el viejo hombre y el pecado son sinónimos, la nueva criatura y la obediencia son sinónimos. Por lo tanto, la justificación y la obediencia también deben ser una y la misma. Es porque no vemos esta obediencia en nosotros que comenzamos a dudar de nuestra experiencia y nos preguntamos si realmente estamos justificados. 

Es en este punto que debemos confiar y contar con la primera mitad de la justificación una vez más, porque necesitamos ser perdonados nuevamente por los pecados cometidos. 

¿Cómo trata Dios con este problema de pecar? 

“Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.”. 1 Juan 2: 1

  • (A) ___ El pecado no puede ser perdonado después del nuevo nacimiento.
  • (B) ___ Es el propósito de Dios que no pequemos. 
  • (C) ___ Jesús nos perdonará si pecamos. 

Dos respuestas correctas

Debido a la gran misericordia de Dios, Él continúa perdonándonos si pecamos después de haber nacido de nuevo. Pero nunca debemos pensar que el pecado es necesario o inevitable después de haber sido justificados, porque es el plan y el deseo de Dios que no pequemos

Él realmente quiere que estemos muertos al pecado y vivos para la obediencia. Nunca debemos confundir la misericordia de Dios con el plan de Dios. 

Él hace tantas cosas por nosotros debido a su amor y misericordia que, en verdad, no tendría que seguir haciéndolo, es decir, perdonarnos continuamente por continuar pecando. 

El plan de justificación de Dios incluye hacernos nuevas criaturas, lo que significa estar muertos al pecado. 

¿Cuál es la forma en que Dios logra esta meta? 

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,”. Filipenses 2: 5

  • Realmente podemos tener la mente de Cristo. Verdadero ___ ó Falso ___

Si este texto es realmente verdadero, entonces hay una manera de participar en el plan de Dios. Si caminamos diariamente con Cristo, contemplando a Cristo y comunicándonos con Él, por un milagro del Espíritu Santo, realmente pensaremos como Cristo y tomaremos decisiones como Cristo, y resistiremos el pecado como Cristo. 

¡Lo aparentemente imposible se convierte en realidad! Es posible que necesitemos pasar más tiempo y energía aprendiendo a tener la mente de Cristo todos los días. 

Estudio adicional

“El perdón de Dios no es solamente un acto judicial por el cual nos libra de la condenación. No es solamente el perdón por el pecado, sino también una redención del pecado. Es la efusión de amor redentor que transforma el corazón. David tenía el concepto verdadero del perdón cuando oró, ‘Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio; y renueva un espíritu recto dentro de mí.’”. 

(La Fe por la cual Vivo, p. 131) 

El perdón de Dios es más que declarar; es recuperar, transformar y renovar. Es un corazón limpio creado dentro de nosotros. Esto no es santificación, es parte del perdón. La justificación transforma en el momento en que declara. El perdón es una transformación interna. 

“Habiéndonos hecho justos por medio de la justicia imputada de Cristo, Dios nos declara justos y nos trata como a tales… “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. 

(Mensajes selectos, vol. 1, p. 461)

Estas declaraciones no están en línea con la definición actual de justificación en el mundo cristiano. Lo que leemos juntos nos dice que antes de que Dios nos declare justos, nos hace justos. 

La justificación por la fe debe hacernos justos. La teología cristiana actual dice que la justificación se declara justa, y volverse justo viene después, en la santificación. Pero lo que estudiamos nos dice que la justificación es hacer que sea justo internamente, así como declararlo legalmente justo. 

La justificación es recibir un nuevo corazón de Dios, convirtiendonos en una nueva criatura. Sin embargo, vemos entre nosotros un fuerte intento de colocar el poder transformador del Espíritu Santo aparte de la justificación; colocando la transformación completamente dentro del proceso de santificación. 

Pero lo que estamos descubriendo en estas declaraciones es que la transformación y la justificación son parte del proceso de justificación, después del cual Dios nos declara justos. La justificación es simplemente otro nombre para el nuevo nacimiento, la nueva creación, el nuevo corazón. 

“Al recibir su justicia imputada, a través del poder transformador del Espíritu Santo, llegamos a ser como Él” (SDA Bible Commentary, vol. 6, p. 1098) 

Tenga en cuenta que la justicia imputada proviene del poder transformador del Espíritu Santo. Algunos hoy quieren decir que somos justificados por Cristo y santificados por el Espíritu Santo. En ninguna parte la inspiración apoya esta separación de la obra de Cristo y el Espíritu Santo. 

Ambos están involucrados en la justificación y la santificación. Por supuesto, imputado significa más que contar y acreditar. 

“Ser perdonados en la forma en que Cristo perdona es no solamente ser perdonados, sino ser renovados en el espíritu de nuestra mente. El Señor dice: “Te daré un corazón nuevo”. La imagen de Cristo debe ser estampada en la mente misma, en el corazón y en el alma.”. 

Mensajes Selectos Tomo 3, p. 216

Conclusión 

Parte de la justificación es ser perdonado por mis pecados, mis pecados son olvidados. Parte de la justificación es ser transformado en la experiencia del nuevo nacimiento. 

La justificación es tanto declarativa como experimental. La comprensión popular actual de la justificación es que consta de una sola parte. El nuevo nacimiento – se considera parte de la santificación. 

Sin embargo, esto significaría que podemos ser justificados y salvados antes de que tenga lugar el nuevo nacimiento. Esto significa que incluso si la experiencia del nuevo nacimiento no está cambiando mi vida de adentro hacia afuera, aún así, estoy justificado y salvo. 

Esta separación entre declararnos justos y hacernos justos no es bíblica, y ha contribuido más que ninguna otra enseñanza a alentar a los cristianos a tolerar el pecado en sus vidas, ya que creen que están justificados incluso cuando el pecado abierto y no perdonado esta activo en sus vidas. 

La realidad es que estamos tratando con dos evangelios diferentes aquí, ambos compitiendo por nuestra lealtad. La falsificación del evangelio de Satanás no es menos real y menos destructivo que su falsificación del día de adoración de Dios. 

Necesitamos estar muy seguros de que sabemos por nuestro propio estudio y experiencia lo que realmente es el evangelio, para que podamos decir como Pablo: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”. Romanos 1:16.

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario