Recursos Bíblicos

Lección 11: Santificación declarada – Estudio de la Justificación por la FE

Lección 11: Santificación declarada
Lección 11: Santificación declarada

Justificación y santificación son términos para describir dos partes del proceso de salvación. Es de vital importancia comprender la relación que existe entre estos términos y el estado de quien quiere ser salvado por la muerte expiatoria de Jesucristo.

¿Qué papel juega la santificación en el proceso de salvación? Dos evangelios diferentes surgen de dos respuestas a esta pregunta. Examinemos la evidencia inspirada con respecto a la santificación.

¿Qué significa “santificar”?

“Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.”. Génesis 2: 3

  • (A) ___ Adán santificó el séptimo día.
  • (B) ___ Dios santificó el séptimo día.
  • (C) ___ Dios bendice lo que santifica.

Dos respuestas correctas

El significado más básico de la santificación es “apartar para un uso sagrado”.

Cuando Dios terminó de crear la tierra y toda la vida, dejó a un lado el séptimo día como un memorial de sus actos creativos. Dios puso su bendición especial en este día, porque iba a ser apartado para siempre para que la raza humana lo usara de manera sagrada.

¿Quién hace la santificación?

“Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.”. Éxodo 31:13

  • (A) ___ Dios nos santifica.
  • (B) ___ El hombre se santifica a sí mismo.
  • (C) ___ Dios y el hombre juntos hacen la santificación.

El día de reposo no solo fue apartado como un día santo, sino que debía ser una señal o símbolo de que así como Dios santificó el día de reposo, santificó a su pueblo.

Su pueblo también fue apartado para uso santo. Es muy importante notar que al principio Dios hace la santificación. Él santificó el sábado y nos santifica. Hoy en día, es popular pensar que mientras Dios es quien justifica, Dios y el hombre juntos hacen la santificación.

Debemos entender que en el proceso de salvación, la obra es de Dios de principio a fin, tanto en justificación como en santificación. Ahora, también tenemos un papel que desempeñar para responder a la obra de salvación de Dios. Cree, responde, ríndete, coopera.

Pero todas estas son solo respuestas a la gracia de Dios. Ninguna de estas respuestas gana o merece nuestra salvación. A lo sumo, nuestras respuestas le dan permiso a Dios para hacer su obra de justificación y santificación en nuestras vidas.

¿Cuál es el papel de la santificación en el santuario?

“Ungirás también el altar del holocausto y todos sus utensilios; y santificarás el altar, y será un altar santísimo. Asimismo ungirás la fuente y su base, y la santificarás. Y harás vestir a Aarón las vestiduras sagradas, y lo ungirás, y lo consagrarás, para que sea mi sacerdote.”. Éxodo 40: 10,11,13

  • (A) ___ Aaron se santificó a sí mismo.
  • (B) ___ Aaron santificó el altar y el fregadero.
  • (C) ___ Dios santificó el altar, el fregadero y Aarón.

Cuando Dios instituyó el sistema de santuarios para Israel, lo primero que hizo, antes de que se realizarán ceremonias en el santuario, fue separar los muebles y el sacerdote para uso sagrado.

Antes de que se ofreciera cualquier sacrificio por el pecado en ese santuario, Dios santificó el altar para su uso sagrado. Y es importante notar que Dios santificó a Aarón exactamente de la misma manera que santificó el altar. Fue la obra de Dios de principio a fin. A partir de entonces, el santuario y los sacerdotes se separaron para uso sagrado.

¿Cómo nos santifica Dios?

“Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”. 1 Corintios 6:11

  • (A) ___ La santificación es el resultado de la justificación.
  • (B) ___ Jesús justifica y el Espíritu Santo santifica
  • (C) ___ El lavamiento, la santificación y la justificación son hechos por Dios.

La persona que es lavada del pecado, que ha sido purificada por la sangre de Jesús, quien es justificada y perdonada a los ojos de Dios, también es santificada en ese mismo acto.

Cuando somos justificados y lavados, somos apartados para uso santo. Dios nos mira, no con nuestra ropa manchada de pecado, sino ahora vestida con la justicia pura de Cristo.

Somos declarados santificados o apartados para la santidad. Así como somos declarados justos o perdonados por nuestros pecados, somos declarados santos. De esta manera, el ladrón en la cruz fue justificado y santificado, porque había sido apartado para la santidad.

Si lo miramos rápidamente, podemos llegar a pensar que Pablo pone el lavamiento y la santificación antes que la justificación, tal vez para enfatizar el hecho de que todos ellos son realmente parte del proceso de salvación.

¿Qué dice Dios sobre aquellos que son perdonados?

“para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.”. Hechos 26:18

  • (A) ___ La santificación ocurre durante un largo período.
  • (B) ___ La santificación es el resultado de ser salvo.
  • (C) ___ El perdón y la santificación ocurren juntos.

Cuando Jesús le habló a Pablo en el camino a Damasco, le dijo que su misión sería llevar a los gentiles al perdón de los pecados y la salvación.

Si los gentiles se volvieran de Satanás a Dios, serían declarados santificados por la fe en Cristo (la misma fe que los justificaría).

Así como el perdón de los pecados sólo es posible a través de la fe en la vida y muerte de Cristo, la santificación es posible sólo a través de la misma fe en Cristo. Tanto la justificación como la santificación son recibidas por fe, porque ambas son actos de Dios y fluyen completamente de la gracia de Dios.

Y es crucial entender que tanto la justificación como la santificación son requisitos previos necesarios para la salvación.

La Biblia no enseña que la justificación salva y que la santificación aparece más tarde como resultado de ser salvo. Así como Dios nos declara justificados en el momento de la conversión, también nos declara santificados al mismo tiempo.

Somos apartados para la santidad y Dios nos ve como poseedores del carácter santo de Jesucristo. De esta manera, podemos tener total garantía de salvación. Cuando el corazón se rinde y lleva el manto de la justicia de Cristo, tenemos perfecta paz y seguridad a medida que continuamos creciendo en Cristo.

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario