Recursos Bíblicos

Lección 5: El Verbo se hizo carne – Estudio de la Justificación por la FE

Pregunta: ¿Por qué deberíamos estudiar el tema de Cristo viniendo al mundo como un ser humano en nuestros días?

Respuesta: Porque casi todo lo que necesitamos saber sobre la salvación y la justificación por la fe se puede aprender mediante un estudio cuidadoso de la vida de Cristo.

La mayoría de los malentendidos sobre cómo se salva una persona se pueden aclarar fácilmente al estudiar cómo Cristo vino a nuestro mundo, cómo vivió día a día y cómo enfrentó las tentaciones de Satanás.

Por lo tanto, estudiaremos el tema más importante del mundo en las próximas cuatro lecciones.

  • ¿Qué clase de hombre era Jesús?
  • ¿Qué naturaleza tomó Él?
  • ¿En que se parecía a nosotros, y en qué se diferenciaba de nosotros?
  • ¿Realmente podemos vivir como Él lo hizo o es totalmente imposible para nosotros?

¿De dónde vino Jesús?

“el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,”. Filipenses 2: 6

  • (A) ___ Jesús solo se parecía a Dios.
  • (B) ___ Jesús era completamente Dios.
  • (C) ___ Jesús era un ángel.

Lo primero que debemos entender acerca de Jesús es que Él no comenzó la vida como un bebé en Belén. Este texto nos dice que Jesús no tuvo que buscar la igualdad con Dios, como lo intentó Lucifer. Lucifer la robo, pero para Jesús, fue suyo por derecho. Juan 1: 1 nos dice que “el Verbo era Dios”.

Si Jesús no hubiera sido completamente Dios, su sacrificio en el Calvario no tendría más valor que la muerte de un mártir. No pudo haber salvado a nadie de la condenación y la muerte.

¿En qué se convirtió Jesús?

“sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;”. Filipenses 2: 7

  • (A) ___ Jesús sólo parecía un ser humano.
  • (B) ___ Jesús fue un verdadero ser humano.
  • (C) ___ Jesús se convirtió en un ángel.

La segunda cosa que debemos entender acerca de Jesús es que se convirtió en un verdadero ser humano.

No solo vino a nuestro mundo, sino que se convirtió en un hombre que podía experimentar la vida como todos nosotros. La palabra griega original para la frase “se despojó a sí mismo” en realidad significa “se vació”. Para convertirse en hombre, Jesús tuvo que vaciarse de ciertas cualidades divinas que había ejercido libremente en su existencia anterior como Dios.

¿Qué dejó Jesús atrás?

“No puedo yo hacer nada por mí mismo”. JUAN 5:30

  • (A) ___ Jesús usó todos sus poderes como Dios.
  • (B) ___ Jesús usó algunos de sus poderes como Dios.
  • (C) ___ Jesús no pudo hacer nada por si mismo.

Lo más sorprendente que aprendemos acerca de la Encarnación es que Jesús dejó de lado Su omnipotencia cuando se hizo hombre.

Si Jesús realmente iba a vivir como un hombre y actuar como un hombre, no podría actuar como un Dios todopoderoso. Debería vivir y actuar de la única manera en que los seres humanos normales pueden vivir.

Lo que hizo en la tierra, lo hizo de la misma manera que todos lo hacemos. Como no tenemos poderes especiales sobre la naturaleza y la vida misma, Él renunció a Sus poderes para experimentar la vida como nosotros.

¿Cómo realizó Jesús sus milagros?

“el Padre que mora en mí, él hace las obras… El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará”. Juan 14: 10-12

  • (A) ___ Jesús realizó milagros por el poder del Padre.
  • (B) ___ Jesús no realizó ningún milagro.
  • (C) ___ No podemos hacer lo que hizo Jesús.

Esta es una de las declaraciones más sorprendentes de la Biblia.

Primero, Jesús nos dice que las obras que realizó no fueron realizadas por su propio poder o habilidad. Él dependía del Padre para su poder, tal como nosotros podemos hacerlo. Jesús suspendió voluntariamente el ejercicio de su propio poder para poder mostrarnos el poder que está disponible para todos los seres humanos.

Segundo, Jesús nos dice que si creemos en Él, podemos hacer las mismas obras que hizo, ¡y aún más! La prueba de esta promesa se puede ver en los muchos milagros realizados por seres humanos normales a lo largo del registro bíblico.

Moisés, Eliseo, Pedro y Pablo no tenían más poder que ningún otro ser humano, pero Dios realizó milagros notables a través de ellos.

¿Jesús recordó su existencia anterior?

“Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.”. Lucas 2:52

Para crecer en sabiduría, una persona debe carecer de sabiduría y debe aprender. Por lo tanto, Jesús, como hombre, no podría haber sido omnisciente, conocer todas las cosas o aprender habría sido imposible.

“Las mismas palabras que él había hablado a Israel por medio de Moisés, le fueron enseñadas sobre las rodillas de su madre… él adquirió saber como nosotros podemos adquirirlo…  El que había hecho todas las cosas, estudió las lecciones que su propia mano había escrito en la tierra, el mar y el cielo.”

El deseo de las edades, p. 70)

Debido a que ningún ser humano tiene un recuerdo de ninguna existencia previa, Jesús vino a vivir de la misma manera, sin conocer el pasado. Poco a poco, aprendió más sobre Dios y la salvación. Poco a poco, se dio cuenta de quién era y cuál era su misión.

Si Jesús hubiera sabido de su existencia anterior para confiar en tiempos de tentación, entonces su vida diaria y su forma de lidiar con los problemas humanos habrían sido totalmente diferentes de nuestra situación.

¿Sabía Jesús el futuro?

“Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.”. San Marcos 13:32

En este texto, Jesús está hablando de su segunda venida. Mientras estuvo en la tierra, no sabía cuándo regresaría, porque el Padre no le había revelado esto a Él. Durante su vida en la tierra, Jesús no sabía el futuro, excepto cuando el Padre le reveló el futuro.

Una vez más, dado que ninguno de nosotros sabe lo que depara el futuro, Jesús vino a vivir en las mismas condiciones y conocimiento que todos debemos vivir.

¿Qué más dejó Jesús atrás?

“Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.”. Isaías 53: 2

  • (A) ___ Jesús era especialmente guapo.
  • (B) ___ Jesús creció en un lugar hermoso.
  • (C) ___ La apariencia de Jesús fue como otros seres humanos.

Jesús tuvo que dejar atrás la majestuosa gloria que era suya como el Creador, para que los seres humanos pudieran subsistir en su presencia. Cuando la gente lo miraba, físicamente no veían nada inusual.

Si quisieran seguirlo, tendría que ser por sus enseñanzas, no por su apariencia.

Conclusión

En resumen, Jesús dejó de lado varios aspectos de su divinidad. Él eligió no usar los aspectos de su divinidad que lo distinguen como Dios. Viviría como un hombre entre los hombres. Fue el hombre Jesús quien tomó las decisiones y conoció los problemas de la vida. Este es el tremendo riesgo de la Encarnación.

Si bien es correcto decir que Jesús no dejó de ser Dios cuando se hizo hombre, Jesús dejó de lado los atributos por los cuales ejerció sus funciones como Dios, para poder vivir como hombre.

Es en este punto que la maravilla de la Encarnación confunde nuestra comprensión y humilla nuestro orgullo. Si bien siempre nos esforzamos por ser más de lo que somos, Jesús dejó de lado la mayor parte de lo que es, para asumir nuestra forma. ¡Jesús realmente “se vació a sí mismo” para poder ser como yo!

Experimentó nuestra debilidad e incapacidades naturales. El gran Creador se convirtió en un ser humano limitado, teniendo que depender totalmente de Su Padre para todo lo que iba a hacer.

¡Qué tremendo regalo nos ha dado Dios en Jesús! ¿Podemos responder a este regalo dándole nuestras debilidades e incapacidades?

Él está tan dispuesto a darnos poder y conocimiento como Su Padre estaba dispuesto a darle estos dones a Su Hijo. ¿El gran regalo de Jesús para nosotros te inspira a darle tu corazón?

Autor: Dennis Priebe

Descargar estudio

Lecciones

Recursos relacionados:

Deja tu comentario