Recursos Bíblicos

Un mensaje para quien está sufriendo

Tomemos este relato bíblico: “Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?” (Marcos 4:35-41)

Deténgase a pensar en cómo la gente en el barco con Jesús vio este episodio y cómo los de los “otros barcos [que] lo siguieron” se dieron cuenta de lo que había sucedido. Para todos, el fenómeno fue uno: salieron de una orilla, hubo una gran tormenta de viento, con olas altas, de repente el clima se aclaró y pronto aterrizaron en la otra orilla. 

Pero las conclusiones y lecciones fueron enormemente diferentes: para los que estaban en los “otros barcos”, era sólo esto: un fenómeno climático natural, que comenzó y terminó por las fuerzas de la naturaleza. Pero para aquellos que estaban en el barco con Cristo, estaba muy claro que hubo una intervención sobrenatural de Dios a través de Jesús. Entonces, dependiendo del barco en el que estuvieras, la percepción de la relación entre Jesús y lo sucedido fue totalmente diferente. Para algunos, fuerzas de la naturaleza. Para otros, un milagro que probó la divinidad de Cristo. Conclusiones opuestas, frutos de puntos de vista opuestos.

Pensemos ahora en su vida

Cuando llegan la tragedia, la desgracia, el dolor y el sufrimiento, ¿cómo los ve? ¿Puedes percibir los malos hechos de la vida como parte de la escuela de Dios, eventos que tienen como objetivo pulir el diamante en bruto que eres y convertirlo en una joya preciosa? ¿Desde qué perspectiva ves todo lo malo que te sucedió a ti o a tus seres queridos? Con el mismo murmullo del pueblo de Israel al salir de Egipto o como Job, quien, cuando perdió a todos sus hijos, muertos en un derrumbe catastrófico, adoró al Señor y pudo decir: “y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.” (Job 1:21) ?.

¿Puedes ver al Dios que es puro amor y misericordia controlando todo, incluso cuando llegan las lágrimas y el desaliento? ¿Qué tragedia estás experimentando? ¿Eres capaz de verlo como parte del gran propósito divino o como el abandono de un dios malvado y enojado? 

El punto de vista que decidas tomar marcará la diferencia: en la forma en que procedas, en las lecciones que aprenderás, en las palabras que dirás, en la fuerza de tu relación con el Creador.

Muchos, cuando escuchan que las tragedias son parte de la gran ecuación de Dios hacia un futuro que quiere construir a partir de la suma de los acontecimientos de la vida, se niegan firmemente a reconocer este hecho. Dice que como Dios es bueno, las desgracias solo pueden ser actos del diablo o la maldad del mundo. Sé que es difícil de entender, entiendo que lo sé. Por tanto, en momentos en los que parece que el sufrimiento no puede situarse en el mismo espacio que un Dios bueno y amoroso, tenemos que mirar la Biblia y no lo que “pensamos”. 

Recomendado para ti:  Fue una la oveja perdida ¿qué hay de las 99 que quedaron?

Recuerda a José, que lo tenía todo y, de repente, es traicionado por sus hermanos, pasa años de esclavo, es calumniado, se hace prisionero… se come el pan que amasaba el Diablo … Espera … ¿El Diablo? Mira la percepción que tiene José después de pasar por todas las desgracias, en su discurso a los hermanos traidores: “Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios” (Gén. 45,8) . Vaya, qué hombre de Dios era José. Él entendió claramente que su sufrimiento era parte de un plan mayor del Creador soberano, al igual que el doloroso aguijón de una inyección que, aunque duela, tiene como objetivo protegernos de una enfermedad mucho peor.

Piense en la cruz de Cristo, un sufrimiento único. ¿Fue el diablo quien lo llevó a la cruz? Juan 3:16 dice que el sufrimiento de Jesús fue porque “de tal manera amó Dios al mundo”. Piense en el cautiverio babilónico de Judá y la conquista de Israel por Asiria, ¿fue el diablo quien los causó o fue todo parte del plan didáctico de Dios que “disciplina a todos los que ama”? Si conoce la historia bíblica, sabe la respuesta.

Mi hermano, mi hermana, el plan inicial de Dios no fue el sufrimiento de la humanidad. Pero entró el sufrimiento como resultado del pecado. Está allí en Génesis 3, solo vaya a su Biblia para leer. A partir de ahí, nos vemos obligados a vivir con él, hasta que lleguen nuevos cielos y nueva tierra. Toda la pregunta es: ¿y mientras tanto? ¿Y en el período en el que estamos en el mundo, sabiendo que “en el mundo tendréis aflicciones”? ¿Vamos a mirar desde el punto de vista humano, maldecir a Dios y pedir la muerte, o vamos a mirar nuestro dolor a través de los ojos divinos y así adorar al Señor, sin importar las circunstancias?

Cuando estemos en la cárcel, miremos desde el punto de vista de Dios y cantemos alabanzas. Cuando estemos enfermos, miremos el punto de vista de Dios y adorémosle. Cuando estemos en desgracia, miremos el punto de vista de Dios y honrémoslo. Dios es Dios y Dios es bueno. El dolor y el sufrimiento no cambian ese hecho. Pero ten por seguro: en medio de nuestras ansiedades y aflicciones, nunca estamos solos. Porque Jesús prometió que estaría con nosotros, todos los días, hasta el final del mundo.

Tu lágrima no se derrama solo por ti. Sepa que hay un Dios que decidió ver la vida a través de mí y de sus puntos de vista. Así que se hizo a sí mismo como uno de nosotros. Vivió, lloró, sufrió. ¡Sufrió! ¡Sufrió el peor sufrimiento! Pero resucitó. Y hoy vive en gloria, con un lugar preparado para recibirnos. ¿Estás sufriendo, mi hermano, mi hermana? Recuerde: “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;” (2 Co 4:17) . Sí, Dios ha preparado para ti una gloria eterna, que pesa más que todos tus sufrimientos. Gloria eterna. Paz, felicidad. Cree: llegará el fin del sufrimiento. 

Paz a todos los que estáis en Cristo,

Escrito por Maurício Zágari, via Apenas

Comparte tu opinión

Deja un comentario