¿Es apropiado comer en Restaurantes en Sábado?

Algunos miembros en mi iglesia creen que es apropiado comer en restaurantes durante el sábado. No estoy seguro de cómo reaccionar. ¿Hay alguna orientación de la Biblia?

El énfasis reciente sobre la justificación por la fe ha resultado en una disminución del énfasis en la obediencia a la ley y una tendencia a resistir instrucción específica concerniente a la observancia del Sábado. En consecuencia, muchos miembros de la iglesia ni consultan la Biblia sobre este tema.

La Biblia nos da poca información específica sobre la cuestión de la observancia del Sábado, haciendo necesario para nosotros tomar algunas decisiones personales. Sin embargo, la Biblia identifica algunos principios que pueden ser usados ​​para determinar cómo observar el Sábado.

1. El Sábado es santo:

El sábado fue santificado por el Señor, y Él espera que nosotros lo guardemos como santo (Génesis 2: 3; Éxodo 20: 8). El concepto de santidad es casi desconocido en las sociedades occidentales. No tenemos lugares santos, ríos santos, objetos santos. Sabemos que Dios es santo, pero Él no es un objeto visible en un lugar santo reservado. En consecuencia, parece que no sabemos cómo relacionarnos con lo que es santo. La falta de conocimiento ha resultado en una secularización o apropiación indebida de lo que es santo.

Lo santo es por naturaleza aquello que inunda nuestro espacio y tiempo de afuera hacia adentro, de la esfera de lo divino. Dios seleccionó cosas específicas dentro de la creación y las separó del resto de la creación haciéndolas santas, apropiándolas y colocándolas fuera del dominio de la manipulación y explotación humanas.

Por ejemplo, el diezmo y el Sábado son santos; ellos pertenecen exclusivamente a Dios. Ambos están situados dentro de nuestra esfera de existencia, pero son únicos en el aspecto que Dios los reivindica como sus propias posesiones. Nosotros los mantenemos santos reconociendo que ellos pertenecen a Dios y tratándolos como santos.

2. Guardando el sábado como santo:

Nuestra conciencia de santidad del sábado no es el resultado de un análisis científico, sino de la revelación divina. El Sábado es un período de 24 horas, y nuestra tendencia natural es tratarlo como un día común. Guardarlo como santo significa usarlo de una manera que sea compatible con la santidad de Dios. Sólo una persona santa puede guardar el Sábado como santo, y esa santidad nos es mediada a través de la voluntad revelada de Dios.

Dios nos ha informado que durante el Sábado debemos reposar. El hogar significa primero que ningún trabajo que contribuirá a nuestra auto-preservación debe ser hecho. Esto incluía la siembra y la cosecha (Éx 34:21) o ocuparse de transacciones comerciales que nos enriquecerían o proveerían nuestras propias necesidades (Ne. 13: 15-21; Am 8: 5; Jr 17:21, 22). Segundo, el reposo significa que Dios es responsable de nuestro alimento durante el Sábado (Éx 16:23, 35: 3, Núm. 15: 32-36). Nosotros lo preparamos antes de la puesta del sol, y confiamos en que Él lo preservará para que disfrutemos de él durante las horas santas. Nos aliviamos de la carga de la autopreservación el sábado. Por lo tanto, es necesario planificar durante la semana como vamos a guardar el santo Sábado.

3. La santidad del sábado es dinámica:

Las horas del sábado se vacían de preocupación humana con nuestra autopreservación con el fin de que podamos llenarlas con el poder de la santidad. Cuando los santo invade el Sábado, se convierte en un día de sanación (Lc 14: 1-6), un día para salvar o preservar las vidas de otros (Mc 3: 4, Mt 12:12), un día de liberación a la familia, el pobre, los siervos, e incluso los animales (Éx 20:10). Por encima de todo él es un día para entrar en profundo contacto con nuestro Creador, para alabarlo, y regocijarse delante de Él (Is 58:13, 14). El sábado no es meramente un “día de la familia” (eso sería un entendimiento secular de él), pero es un día cuando la familia se pone en las manos de un Dios amoroso adorándolo, sirviéndolo y también a los demás.

Testificamos con gran preocupación una erosión de la observancia del Sábado en la propia iglesia. Es hora de llamar al pueblo de Dios a un reavivamiento y reforma en la observancia del cuarto mandamiento .

Aunque puede haber muchos casos en los que es necesario ir a un restaurante durante el sábado, es una violación de la santidad del sábado hacer esto una práctica regular.

Autor: Ángel Manuel Rodriguez

¿Es apropiado comer en Restaurantes en Sábado?
3.2 (63.33%) 6 votos
Deja tu comentario